Escucha esta nota aquí

¿Cómo nace la idea de traer al presente la Cantata?

Tuve la oportunidad de escuchar la grabación de la cantata y quedé encantado. Al pasar el tiempo, varias personas que forman parte de nuestro elenco y que vivieron la experiencia de Elay hace 25 años decían que teníamos que reeditarla, entre ellas Javier González que es el presidente de la fundación de la filarmónica y Karina Troiano. Con el fallecimiento de Julio Barragán, vimos que era el momento de hacerle un homenaje, ya que tuvo una influencia enorme en Santa Cruz y marcó una época para el coro Santa Cecilia.

¿Cuál ha sido el reto?

Recurrimos a los materiales que estaban disponibles y que eran muy pocos. Existía un DVD, además, en los archivos de Troiano. Encontramos las partituras corales, pero no existían ni la pista original, sobre la cual el coro cantaba, ni tampoco las partituras de la orquesta.

Barragán no las había escrito, porque utilizó un pequeño teclado electrónico con el que grabó las partes de los instrumentos, ya que en esa época no había una orquesta.

Al no tener pista ni partituras, se tenía que hacer un trabajo de transcripción, entonces nos comunicamos con Javier Parrado, un compositor de La Paz y un buen amigo de Barragán que muy deseoso aceptó enfrentar el desafío y escuchar la grabación del coro Santa Cecilia para así escribir una versión nueva para toda la parte orquestal de Elay.

¿Qué significado tiene para usted dirigir esta reedición?

Es un gran privilegio, porque es un homenaje a una gran obra. Estoy estudiando la obra con mucho detalle y percibo el genio de Barragán, la sensibilidad y maestría con la que escribió esta obra y con tan pocos recursos.

Este es nuestro homenaje a Barragán y a Óscar Zambrano, además de un regalo de la Orquesta Filarmónica a nuestra tierra. Es una obra que nos invita a reflexionar sobre nuestra historia y nos ayuda a construir el concepto de identidad para nosotros en Santa Cruz hoy.

Tags

Comentarios