Escucha esta nota aquí

El cineasta beniano Juan Pablo Richter anunció que su película 98 segundos sin sombra ya está lista para ser estrenada. Terminaron hasta el último detalle técnico de la cinta y solo esperan que la pandemia ceda para exhibirla en una sala con público presencial.

98 segundos sin sombra, basada en la novela homónima de la escritora boliviana Giovanna Rivero, narra la vida de Genoveva, una adolescente que observa cómo el narcotráfico penetra en el pueblo donde vive.

Geraldine Chaplin, hija del mítico Charles Chaplin y que ha participado en más de 170 películas, es la invitada estelar de la producción boliviana. Completan el elenco local Irán Zeitun, Florencia Ramírez, Luciana Carrasco, Fernando Arze y Patricia García.

Producción de primer nivel

98 segundos sin sombra nació hace cuatro años y medio. La novela que le da el nombre y la historia llegó a las manos del director, que quedó fascinado, la imaginó en la pantalla grande y se puso a trabajar en ello.

Tras llegar a un acuerdo con la autora, la película se comenzó a filmar antes de que el Covid-19 aterrice en Bolivia, en locaciones de Porongo, La Guardia y Santa Cruz de la Sierra.

La posproducción se realizó en dos lugares, ya en tiempos de coronavirus. La primera edición fue con la montadora Eliane Katz, en Buenos Aires (Argentina)y la segunda, en Filmo Estudios, en Santiago (Chile).

La historia

Richter cuenta que la película respeta la historia original. Genoveva vive en el Oriente boliviano, en un pueblo que es tomado por narcotraficantes. “Es una especie de El diario de Ana Frank, solo que no hay nazis, pero sí narcos”, expresa el realizador.

“Muestra el mundo hostil que rodea a Genoveva. Es una historia acerca de la imaginación de ella, que analiza todo lo que pasa a su alrededor”, completa.

Richter está entusiasmado por haber trabajado con Geraldine Chaplin, de 77 años, ganadora de un Goya y de la Medalla de Oro de la Academia Española de Artes y Ciencias Cinematográficas y nominada en varias oportunidades a los Globo de Oro y los Bafta.

“Geraldine fue muy generosa con todo el equipo. Escucha, propone y trabaja muy bien. Se aprende mucho de ella. Supo leer su personaje con claridad”, cuenta el director sobre la actriz británica que personifica a Clara Luz, la abuela de la protagonista.

Es por esta dedicación que el cineasta esperará que la situación sanitaria mejore para organizar la exhibición de su película en salas de cine y también para presentarla en festivales internacionales.

Mientras tanto, el boliviano trabaja en otros dos proyectos de cine. Uno es la adaptación del cuento Prometeo cazador, del escritor boliviano Sebastián Antezana. Y el otro, una investigación que ya tiene 15 años, aún sin nombre, que no sabe si será un largometraje o una miniserie. Sobre este último, adelanta que se desarrollará en la población beniana de San Joaquín, durante el brote de la epidemia de la fiebre hemorrágica.

Comentarios