Escucha esta nota aquí

La escritora mexicana Margo Glantz se presenta esta noche en la Feria Internacional del Libro de Santa Cruz, donde dará una conferencia magistral sobre un poema de Sor Juana Inés de la Cruz.

¿Qué expectativas tiene de la feria del libro? ¿Qué es lo que le atrae de estos viajes?
Me interesa mucho, fundamentalmente, el encuentro con otros escritores que uno no conocía, que ha leído y que por razones geográficas, culturales y económicas son difíciles de conocer. Así que el hecho de venir a un congreso de este tipo le permite a uno frecuentar gente que es muy interesante para dialogar con ella y de poder también tener acceso a sus obras. Otra cosa que me parece muy importante es haber participado en el libro colectivo de Mantis, que se llama Carne de mi carne, donde varias escritoras y un escritor hablamos de los monstruos en relación con fragmentos del cuerpo. Estoy esperando la presentación, va a ser muy interesante, además, conocer personalmente a quienes han colaborado.  

¿Qué me puede decir de la ponencia que dará hoy, que tiene como tema la obra de Sor Juana Inés de la Cruz?
Muchos años me he dedicado, de manera muy regular y muy profunda, al análisis de la obra de Sor Juana Inés de la Cruz, la gran poeta novohispana, y voy a hablar esta vez de un aspecto de su poesía, porque lo que ella produjo fue en muchos niveles y muchos tipos de escritura, desde la teológica, la dramática hasta la poética, en muchas de sus manifestaciones. Es autora de un poema extraordinario y muy singular en toda la literatura hispanoamericana y española, que es Muerte sin fin. Yo me voy a dedicar principalmente al análisis de un soneto que habla de cómo expresar el sentimiento, es un soneto donde el corazón es protagonista. Yo hago una reflexión sobre el soneto, sobre el corazón y sobre lo que eso significaba para Sor Juana, el corazón como centro del sentimiento, como posibilidad de entender un jeroglífico de las pasiones. 

¿Y cómo fue su participación en la antología Carne de mi carne en homenaje a Mary Shelley y Frankenstein?
Mary Shelley representa un momento muy fundamental de la novela llamada gótica, ya había una tradición en Inglaterra de ese tipo de novelas, también en Francia y en Alemania, porque Mary Shelley habla de las novelas alemanas que la inspiraron, y también hay una relación importante con su propia vida. Ella en su momento fue conocida por ese libro, pareciera como que su marido hubiera sido mucho más importante.

Ella se dedicó mucho tiempo a tratar de reunir y recoger las obras de su marido que no habían sido publicadas y a trabajar las otras obras y esa fue una labor muy importante. Pero yo creo que ahora es mucho más fácil que recordemos a Mary Shelley y a Frankenstein que a las poesías de su esposo. Ella ha perdurado y Frankenstein es una novela que sigue trabajando, que ha influido en muchos otros medios, en caricaturas, en novela, en cine, etc. Además fue una escritora mujer, que escribió muy jovencita, a los 13 o 14 años ya escribía y decía que todavía no podía escribir una novela porque su vida era muy vulgar.  De todos los que se reunieron a escribir historias de fantasmas -Byron, Percy y Mary Shelley y Polidori- la que funcionó fue ella, ella fue la que escribió el texto más importante. 

Y hablando de Mary Shelley y su infancia lectora, ¿cómo fue la suya?, ¿a qué edad empezó a escribir?
Fui lectora desde muy niña, desde los nueve años, mi padre se preocupó por conseguirnos leyendas, mitología griega,  cuentos. De adolescente leí mucho, así decidí que mi carrera fueran las letras, pero primero que nada fui profesora en la universidad, investigadora, y mis primeros textos fueron ensayísticos. Siempre pensaba que iba a escribir de grande, y empecé por los 50. 

¿Y qué significó para usted empezar a publicar ficción a esa edad?
Tuve una entrada a la escritura que no fue muy placentera porque, en principio, no me querían publicar porque mi tipo de escritura es menos canónica, menos tradicional, hasta que yo decidí que ese era el tipo de escritura que podía hacer  y la que tenía que trabajar, y en ese momento me decidí a publicar. Y, bueno, ahora ya soy una escritora reconocida, han pasado muchos años.   

Perfil

Vida literaria
Margo Glantz Shapiro nació en Ciudad de México el 28 de enero de 1930. Estudió Letras Inglesas, Letras Hispánicas e Historia del Arte, con especialidad en Historia del Teatro en la Universidad Nacional Autónoma de México.

Comentarios