Escucha esta nota aquí

Las nuevas vacantes en la franquicia del espía británico James Bond aumentan hoy el desenfreno de los candidatos por ocuparlas de cara al rodaje de la vigésimo quinta producción de ese universo.

Sam Mendes, el británico responsable de las dos últimas entregas -Skyfall y Spectre- anunció recientemente que no regresará al plató para dirigir una tercera película basada en el personaje de Ian Fleming.
Mendes se refirió a la experiencia en términos de una "increíble aventura", al tiempo que estimaba conveniente darle lugar a otro cineasta con la esperanza de que tanto como él, su sucesor llegase con una frescura inesperada.

La directora danesa Susanne Bier se perfila como una fuerte candidata para hacerse cargo de una nueva aventura con un perfil similar al de su colega, en tanto la antecede el prestigio de un Oscar alcanzado en 2010 y sus películas están próximas al género bélico e influidas por aspectos del thriller.

Sin embargo, la plaza más apetecible resulta el protagónico, encarnado por el también británico Daniel Craig, quien tras cuatro producciones ha manifestado su deseo de trabajar en otros proyectos diferentes al del agente 007.

Para continuar con el legado del espía, ahora más humanizado después de las últimas interpretaciones de Craig, una larga lista de actores y actrices hacen fila dispuestos a enrolarse en las historias del MI6.
Ante la partida de Craig, aún por confirmar, varias féminas disfrutaron la idea de convertirse en la primera agente Bond, entre ellas, Gillian Anderson, de Expedientes X, Emilia Clarke, de Juegos de Tronos, y Priyanka Chopra, protagonista de la serie Quantico.

Por la parte masculina, orbitan los actores Damian Lewis, Tom Hardy, Henry Cavill, Michael Fassbender o Idris Elba y, recientemente, Jamie Bell y Tom Hiddleston, quien perfila como uno de los favoritos.
Spectre, la última película de la franquicia estuvo protagonizada, además de Craig, por Lea Seydoux, Christoph Waltz, Ralph Fiennes y Mónica Belluci y recaudó más de 880 millones de dólares en la taquilla mundial