Escucha esta nota aquí

Dos semanas tardaron en encontrar a la actriz que representaría a Juana Azurduy. La actriz Piti Campos es quechua y nació en Sucre, en cuyos alrededores y más allá combatió la heroína. Ella da vida a la protagonista de Juana Azurduy. Guerrillera de la patria grande, película de Jorge Sanjinés que se estrenó anoche en el Multicine.

Según Milton Guzmán, coordinador general de la película, no hay una descripción exacta de Juana. Incluso hay algunas contradicciones. “Tratamos de imaginar una Juana, y Piti Campos nos presentaba más espíritu”, dice.

Durante la investigación, se sorprendieron con muchos detalles. “No nos contaron cómo murieron sus cuatro hijos, o que había una última hija, o que el comandante Vicente Camargo era el padrino de boda de Manuel Ascencio Padilla y Juana Azurduy”.

El rodaje

La película fue rodada durante 58 días. Solo una nevada en la cordillera y un día de lluvia interrumpieron el trabajo. “Trabajar con Jorge es una motivación. Es un sueño personal”, dice Guzmán, que realizó el montaje de Los hijos del último jardín y estuvo en la preproducción de Para recibir el canto de los pájaros. “Trabajar con él es realizar una tesis sobre el cine boliviano. La postura y el mensaje de la película es una tesis histórica sobre la realidad boliviana, y una interpelación a la república”.

El discurso de Sanjinés
?

Al final de la exhibición, de la que estuvo ausente Jorge Sanjinés, El actor Jorge Hidalgo, que interpreta a Simón Bolívar, leyó el discurso del director. “Juana Azurduy. Una gran desconocida en Bolivia”, dice el cineasta. Atribuye esa ignorancia a “la negligencia educacional boliviana”, y que, en cambio, “en Argentina los niños saben quién fue y qué hizo Juana Azurduy. Ignoramos a nuestros padres de la Patria. No sabemos cómo murieron los 102 guerrilleros que durante más de 15 años lucharon contra los colonizadores españoles”.

Sanjinés recuerda que solo había vivos ocho comandantes cuando nació Bolivia. Enumera a algunos: “Eusebio Lira, asesinado por agentes criollos. No nos hablaron del Comandante Chinchilla, del capitán Mamani, de Pedro Arraya, del comandante Tinticoya. Pocos conocen la gesta de Juan Manuel Cáceres, la epopeya de Aroma, protagonizada por Esteban Arze. Pocos han sido motivados para leer el Diario del Tambor Vargas. Los que liberaron al Alto Perú fueron los 102 jefes patriotas que ignoramos. ¿Somos una nación que se ignora a sí misma?¿Quizá seguimos siendo una nación clandestina? La culpa imperdonable es de las élites dominantes y gobernantes de Bolivia, que se ocuparon de hacer invisible, marginada y olvidada nuestra historia”dice. Esto, asegura el director, es culpa de la negligencia educacional boliviana.

La película se exhibe en el cine del CBA (calle Sucre No. 364) a las 20:00. Se podrá ver hasta el 15 de junio.

También será proyectada en los salas de Multicine (en las Brisas), Cinemark (en el Ventura Mall), Cine Center, y Bella Vista.