Escucha esta nota aquí

Una institución que se ha convertido en fundamental en el desarrollo de la actividad cultural en la región es la Escuela Nacional de Teatro (ENT). Este centro de enseñanzas, que nació bajo el ala de la fundación Hombres Nuevos, ha sembrado una semilla cuya planta ha dado frutos valiosos en 17 años de labor ininterrumpida.

Lamentablemente, la escuela que es la única del país que brinda el título de licenciado en Artes Dramáticas, se está viendo amenazada de cerrar sus puertas debido a la falta de recursos. La ENT enfrenta una situación extrema, que pone en riesgo la continuidad de sus actividades, ya que desde 2017 no recibe el financiamiento de Bs 500.000 anual (50% del gasto académico) por parte del municipio cruceño.

En una carta pública dirigida a la alcaldesa interina Angélica Sosa, el director de la institución, Marcos Malavia, exigió una respuesta de la Alcaldía ante el compromiso asumido en diciembre de 2016 y que en estos años solo se tradujo en un desembolso menor para la primera gestión, quedando pendientes los pagos por 2018, 2019 y 2020.

Son cuatro años durante los cuales hemos cumplido con nuestro proyecto, tratando de mitigar esta ausencia de fondos y con permanentes gestiones para obtener los desembolsos correspondientes, que se destinan a financiar el programa de becas, que beneficia a un 80% de los alumnos, y otras actividades”, apunta Malavia.

Durante estos cuatro años, su director ha venido realizando las gestiones para que la institución sea declarada Patrimonio Municipal de Cultura y cuente con un presupuesto fijo, pero nunca obtuvo respuesta.

El artista señaló que este miércoles se suspendió una reunión entre representantes de la escuela y el Secretario Municipal de Juventudes, Cultura y Deportes, José Melgar Arteaga, que había sido fijada el 4 de febrero.

Malavia reiteró que “es tiempo de que el municipio dé una solución a nuestro reclamo, que las promesas se cumplan y se traduzcan en actos y acciones concretas. Es por esto que apelo a la autoridad para que podamos encontrar un camino que nos permita continuar nuestra labor de manera serena y libre de la preocupación de estar, una vez más, al borde del cierre”.

EL DEBER se comunicó con José Melgar Arteaga para conocer su versión sobre la reunión suspendida, pero indicó que la encargada de información al respecto es la directora de Cultura, María René Canelas. La funcionaria no respondió a las llamadas.

Comentarios