Escucha esta nota aquí

Siempre caminaba apurado, iba de la Casa de la Cultura a la Alcaldía, de la sala de prensa, en la plaza 24 de Septiembre, a la Casa Melchor Pinto organizando sus eventos. Así se movía Apolinar Paco (59), el gestor cultural que hace cuatro días perdió la batalla contra el Covid-19, siendo una víctima más del virus que tiene descontrolada a Bolivia.

La noticia caló hondo en el ámbito literario local, principalmente entre los autores independientes que Paco convocaba para distintos eventos. En febrero de 2021, junto a 18 escritores, dieron forma a la 3ra. Feria del Libro Fundación de Santa Cruz de la Sierra 2021 para apoyarse mutuamente en esta época difícil.

Todavía con el dolor de su partida, los hijos de Apolinar, Brenda y Brandon Josué, y su esposa, Lidtzi Loayza, decidieron que seguirán su misión de fomento a la cultura y a la lectura, dando continuidad a los eventos que quedaron pendientes.



Algunos integrantes de la Sociedad de Escritores

Legado vigente

Brandon confiesa que le es difícil hablar de su padre como si ya no estuviera, pues hasta hace unos días lo tenía en su casa. Cuenta que, aún enfermo, Paco hablaba de sus colegas escritores, de su talento y la necesidad de apoyar su trabajo.

“Lo más importante para mi padre era fomentar la lectura. Él iba y venía con sus proyectos, los llevaba a cabo y sentía satisfacción cuando los escritores le contaban que habían vendido sus libros”, cuenta.

Y es que él siempre le decía que “la lectura abre puertas y hace más grandes a las personas”.

Él lo entendió muy bien, por eso ya comenzó a revisar las anotaciones y contactos de Apolinar para realizar la próxima Feria del Libro de Autores Independientes.

De igual manera, desea organizar los festivales infantiles, de oratoria y de humor, porque a su progenitor le gustaría que se sigan abriendo escenarios para los artistas independientes y que las actividades culturales también sean fuente de ingresos para muchos.

Para el escritor e historiador cruceño Bismark Cuéllar, el trabajo que realizó Paco en Santa Cruz fue muy importante para las letras y el fomento a la lectura. “Hacía una labor de hormiguita, de a poco avanzaba, era minucioso y luego conseguía realizar obras grandes”, expresa.

Dice que él fue quien abrió las puertas que nadie antes había tocado, como fue la organización de ferias en las provincias, que llevaron cultura a lugares a los que no se les daba importancia.



“Una de las ferias debe llevar su nombre”
Hernán Cabrera  / Escritor y Periodista

Conocí a Apolinar Paco hace varios años, cuando el periodismo era de a pie y se visitaban las fuentes informativas al trote. 

Él siempre tenía una novedad cultural, con una sonrisa en el rostro pedía cobertura para sus eventos, que no eran los oficiales ni tenían el apoyo de grandes instituciones, pero que estaban destinados a fomentar la cultura popular, aquella que no tiene etiqueta y que satisface el alma de la mayoría de la población.

Su trabajo es muy importante. Y lo digo en presente porque su obra permanecerá vigente, porque fueron árboles que se plantaron en tierra fértil.

Lo suyo era lo popular, los barrios alejados de la ciudad, las provincias, allá llegaba él con sus ferias de libros, con sus programas de fomento de la lectura, con sus festivales culturales.

La Cámara Departamental del Libro debe rendirle homenaje y ponerle su nombre a unas de sus ferias, porque Apolinar fue un gran impulsor de la lectura en la Santa Cruz diversa e incluyente.


Comentarios