Escucha esta nota aquí

Quieren llegar a más personas, sobre todo a los jóvenes, para que conozcan la literatura que se produce en Santa Cruz. Que las restricciones que impone la pandemia y que obliga a usar medios virtuales, sean más bien beneficiosas, porque son más masivas. Esas son algunas de las tareas que se ha trazado la renovada directiva de la Sociedad Cruceña de Escritores.

La nueva presidenta es Bárbara Antelo, que está acompañada por Alfredo Rodríguez, como vice; Gloria Ardaya, como secretaria; Mirna Osuna, tesorera; y Nancy Pozo, vocal.

Rodríguez cuenta que hasta hace 40 años en los colegios, a los estudiantes les pedían libros escritos en el interior del país y con temática andina. Por ello, en 1981, un grupo de intelectuales se reunió para tratar este asunto y se creó la Sociedad Cruceña de Escritores con la idea de promover los textos de escritores de la región.

Nuevos retos

La escritora Bárbara Antelo expresó que para ella es un gran desafío dirigir la Sociedad Cruceña de Escritores, por el momento de emergencia sanitaria que se está viviendo y por las limitaciones que impone la pandemia.

Sin embargo, ello la alienta a trabajar con más ahínco y creatividad para llegar a la población de la misma manera que cuando lo hacía de forma presencial. La SCE se ha adaptado al momento sanitario y buena parte de sus actividades son virtuales.

Tienen conversatorios con jóvenes en los que hablan de literatura cruceña, presentan a los autores y también promueven el lenguaje que se utiliza en esta parte del país, que debe ser preservado.

“Si la pandemia cierra librerías y limita a las bibliotecas en sus horarios y actividades, las redes sociales, los medios virtuales, posibilitan un mayor acercamiento  entre el público y las letras”, dicen los escritores.

Opinan que a los jóvenes les gustan los aparatos electrónicos y todo lo digital,
entonces, por medio de ellos, se puede llegar a ese público con literatura.

Pasada gestión

Durante la administración de Biyú Suárez la SCE tuvo logros importantes, como la publicación de dos antologías con su propio sello editorial, la continuidad de las ediciones Quiboro Literario, la creación de su propia página web, la inauguración de la Biblioteca Germán Coimbra Sanz, la realización de talleres y conversatorios durante la pandemia.

El nuevo directorio no solo se ha propuesto seguir y ampliar la labor de Suárez, sino que también buscará nuevos horizontes a través de una estrategia comunicacional más agresiva, de actividades de capacitación y de nuevas relaciones institucionales, para dar a conocer las obras literarias de Santa Cruz, a escala nacional e internacional.

Dicen que sigue habiendo desequilibrio entre la literatura que se produce en Santa Cruz y la occidental, aún no se conoce a los autores del departamento, por lo que apuntarán a este objetivo.

Comentarios