Escucha esta nota aquí

La Orquesta Filarmónica de Santa Cruz de la Sierra presentó este fin de semana su primer concierto, de manera virtual, de 2021. Música de películas fue un homenaje a Ennio Morricone en el que se versionaron los temas más emblemáticos que el compositor italiano compuso para películas. Fue un viaje sonoro y visual que conmueve y sorprende.

Desde el inicio el concierto trae sorpresas, porque se inicia con El éxtasis del oro, de la película El bueno, el malo y el feo en una inesperada versión rockera, cuando se espera, viniendo de la Filarmónica, la versión sinfónica. Sin embargo, la elección del director Isaac Terceros por la adaptación que hace Metallica al inicio de sus conciertos, le imprime una energía y alerta de que lo que escucharemos y veremos despabilará hasta al más distraído. Este tema grabado en el castillo abandonado de Porongo es también una experiencia visual admirable.

Pocos minutos después, las imágenes nos trasladan hasta Espejillos, el escenario ideal para recordar las bellas imágenes de La Misión y escuchar su tema principal: El oboe de Gabriel. Esta película de Roland Joffé emocionó hasta las lágrimas a Morricone y de la que en un principio se negó a hacer la música, por el riesgo de estropear la historia, como luego confesaría.

En el tercer tema volvemos al castillo de Porongo, para escuchar la pieza principal de El bueno, el malo y el feo, considerado ya un clásico y uno de los temas más reproducidos del compositor italiano. La apuesta de la filarmónica esta vez es con un ensamble de cuerdas y un solo de ocarina.

Música de películas es un viaje sonoro, pero a la vez visual por las cuidadas y bellas locaciones que se eligieron para cada uno de los temas. Hay un destacado trabajo de producción y de fotografía que se evidencia en lugares como La laguna verde de Porongo, donde escucharemos Tema de Débora, de Érase una vez en América, el último filme de Sergio Leone.

No menos impactante es oír El hombre de la armónica, de Érase una vez en el oeste y La Calliffa en un escenario natural como las Lomas de arena. Mientras que 'Por un puñado de dólares' la locación elegida es el Museo de Historia.

Sin embargo, no todo es Morricone, ya que, se cuelan en el programa Nino Rota, con su composición más emblemática para El Padrino. Al igual que Bang Bang (My Baby shot me down), canción de Sony Bono que formó parte de la banda sonora de Kill Bill y que para este concierto es magistralmente interpretado por Jacqueline McCaig.

Para finalizar, el director elige dos temas emotivos: Tema de amor de Cinema Paradiso y Nella Fantasía, esta última, con música de El oboe de Gabriel y letra de Chiara Ferrau; un bello canto de esperanza y que es interpretada con gran precisión por el coro de la Filarmónica. Un final feliz, para un concierto de película.

Comentarios