Escucha esta nota aquí

Roxana Moyano fue posesionada ayer como directora de Adecine (Agencia de Desarrollo del Cine y el Audiovisual Bolivianos). Desde el momento de su juramento, corre el plazo para coordinar la elaboración de un reglamento de la Ley del Cine. Debe recibir el mobiliario, las instalaciones y hasta las deudas que tiene el ya desaparecido Conacine o Consejo Nacional del Cine.

Con el nombramiento de esta gestora cultural y economista muere oficialmente el Conacine y nace la nueva instancia, creada en la Ley del Cine. Desde el día de la aprobación de la ley, 11 de diciembre de 2018, se deben contar 180 días calendario para liquidar el financiamiento realizado con el Fondo de Fomento Cinematográfico.

En la Casa Grande del Pueblo

El acto de posesión se realizó en la Casa Grande del Pueblo. Estuvo la ministra de Culturas, Wilma Alanoca, bajo cuya tuición funcionará el Adecine. “Se viene un nuevo tiempo para los productores y trabajadores del cine, que por años y años entregaron alma, vida y corazón por su apasionamiento”, dijo.

Después de la exhibición de un corto que resumía la historia del cine boliviano, desde El bolillo fatal de 1927 hasta la reciente producción de Claudio Araya, Lo peor de los deseos, habló el presidente Evo Morales.

El presidente cerró su discurso con el anuncio de que el Tesoro General de la Nación destinará Bs 7 millones ($us 1 millón) al funcionamiento de proyectos de Adecine. “Quisiera que el cine sea la vanguardia de las transformaciones”, dijo Evo Morales.

El monto que anunció Evo Morales proviene del TGN y puede variar, pero Adecine contará con otros ingresos. Uno de ellos es el 3% de los ingresos totales de los distribuidores y 3% de los ingresos totales por las entradas que se vendan en las salas. Cada mes, sagradamente, la Autoridad de Fiscalización de Empresas recaudará este monto. Este cobro, según explicó Moyano , tiene que hacerse una vez que esté normado, es decir, incluido en la reglamentación de la Ley del Cine.

Moyano, que integró una terna propuesta por varios sectores cercanos al cine, fue propuesta por los cineastas de Santa Cruz. Después del primer paso, que es la elaboración del reglamento de la Ley del Cine, debe realizar la transición del Conacine y fortalecer la nueva agencia para que cumpla con las demandas del sector. Hay tanto por hacer que todavía no se ha destinado una oficina para ella.

Debe continuar con los proyectos de Ibermedia, una iniciativa para estimular la producción de documentales y películas de ficción en 21 países. “Se debe hacer un corte administrativo y diseñar un plan estratégico de trabajo”, comentó Moyano a EL DEBER. Este diseño será socializado con los cineastas.

Cuota de pantalla

Se establecerá una cuota de pantalla para exhibir películas nacionales en las salas. Su proyecto pretende ser integral y abarcar todos los aspectos de esta industria. “Se debe normar el pago apropiado a nuestros artistas, trabajar en la formación de públicos, en la formación de nuevos cineastas, en la atención al cine indigenista y en los técnicos de iluminación y sonido, que a veces desaparecen”, agregó.

Moyano promete hacer su trabajo con transparencia: “Me siento honrada de estar en el cargo a través de una votación transparente. Se reconoce así la labor del gestor cultural”.

Comentarios