Escucha esta nota aquí

Cómo no recordar frases como ‘Que sos opa’ y ‘Oí, camba perro’. Una era de Juanoncho, el opa pícaro, lindo y peludo; la otra era del presumido don Sinforoso Retamozo. Ambos personajes fueron creados por Nando Chávez, uno de los principales representantes del teatro costumbrista de la región, que falleció ayer, a los 69 años, víctima de un paro cardiaco.

Así como María Félix, Ingrid Bergman o Únzaga de la Vega, Chávez se fue el día de su cumpleaños, como si fuera el destino de los grandes, en este caso de uno que popularizó el humor costumbrista en las tablas de su natal Trinidad y lo llevó lejos.

Hernando Chávez Guzmán murió cuando se aprestaba a celebrar su aniversario natal en una quinta de la ciudad. Chávez, que vivía desde hace varios años en la Villa 1 de Mayo, sufrió un infarto y fue llevado por su única hija Nataly al hospital de la zona populosa donde, desafortunadamente, expiró.

Reacciones

“Amigo querido! Dios lo llevó el día de su cumpleaños”, publicó en sus redes sociales la cantante Guísela Santa Cruz, mientras que el director teatral René Hohenstein dijo que conoció a Nando Chávez cuando estudiaba en el Taller de Teatro Cochabamba.

“Creo que es sin duda uno de los creadores más importantes de las tablas orientales y sin duda nacionales. Nunca lo olvidaremos porque sus personajes están en cada persona que lo vio en escena”, expresó Hohenstein.

El actor Jorge Arturo Lora se refirió con pesar por la partida del artista beniano: “Opa pícaro, opa lindo y peludo, tantas risas, tantas ocurrencias. Auténtico, genuino e inimitable, el actor Nando Chávez y su alter ego, Don Sinforoso el libidinoso. QEPD”

La expresidenta Jeanine Áñez también se manifestó por la noticia en su cuenta en Twitter: “Mi solidaridad con la familia de Nando Chávez, artista beniano. Que Dios lo tenga en su gloria”.

Labor

Luego de hacer reír a la gente en los barrios de Trinidad a fines de la década del 70, en 1981 llevó su humor a Santa Cruz de la Sierra y se presentó en los escenarios de la Casa de la Cultura, el Paraninfo Universitario y el Colegio Don Bosco, con su compañía Teatro Costumbrista Oriental.

Como Juanoncho llevó su humor a diferentes barrios y poblaciones cruceñas, con la comedia El opa pícaro, haciéndose conocer en casi todo el oriente como el defensor de las buenas costumbres y la moral, contra ‘el malo de la película’, el abusivo y prepotente don Sinforoso.