Escucha esta nota aquí

Desde este viernes, en las salas de Santa Cruz, se exhibirá el documental Salero, de los estadounidenses Mike Plunkett y Noah Harley, que muestra cómo la zona del Salar de Uyuni se ha convertido en una fuente importante de producción, pero que también ha traído algunos problemas en esta zona. 

Este viernes se exhibirá a las 17:00, en el Centro Cultural San Isidro (Barrio San Isidro, Radial 10 y av. Che Guevara calle 1 N.º42). El ingreso es libre. Y también se podrá ver en la sala del Cine CBA, desde las 20:30. Aquí la entrada tiene un costo de Bs 25.

El productor y traductor del filme, el productor Noah Harley, respondió estas preguntas para EL DEBER.

¿Cómo descubre la historia que da vida a Salero? ¿Cómo descubre a Moisés?

El año  2009 el director Mike Plunkett vio una serie de imágenes del Salar, en ese momento se hablaba mucho del litio. Se ha quedó totalmente fascinado, impresionado del Salar, y realizó un viaje allí para enterarse más del proyecto de litio y ver el Salar por si mismo.

Mientras estaba allí habló con varios saleros de Colchani, un pueblo de unas 150 personas que esta al borde del Salar. Muchos de los saleros eran mayores  que Mike, sin embargo  Moises y Mike tenían casi la misma edad a mi parecer es la razón por la que se han entendido desde el primer momento.

Mike ha realizado unas entrevistas con Moises durante ese primer viaje, cosa que hemos continuado (Mike y yo y un equipo de unas cuatro personas) al volver al Salar en agosto del mismo año. No sé si fuimos nosotros quienes descubrimos al Moises o más bien él quién nos ha hecho cineastas - quiero decir que durante toda la filmación han sido los pensamientos de Moises los que nos han guiado, él mismo ha revelado este cuento que al fin salió .

¿Cuánto tiempo le tomó la realización del documental?

Empezamos a filmar en 2009, y acabamos con la edición en 2016. Entonces unos seis años y medio, durante lo cual hemos venido a Bolivia unas 7 veces para filmar en el Salar, pero también en varios lugares en Bolivia, incluso el Chapare, Cochabamba, La Paz, y Potosí. 

¿Qué lecciones le dejó el documental? 

El corazón de la película se refleja en el mensaje: “el progreso tiene su precio", a lo mejor diré así. A medida que se ha desarrollado el proyecto del litio, al otro lado del Salar, también ha cambiado mucho la vida de Moisés, para bien y para mal - han puesto una autopista, un aeropuerto internacional, y esto obviamente invita que haya más gente, más movimiento en la región.

Si bien esto significa más ingreso económico para la gente de la región, también se hace más difícil que Moises continue en el Salar con su condición. 

Personalmente,  ha sido para mí una gran oportunidad de conocer mejor la historia de Bolivia con respeto a sus recursos naturales (me refiero a la historia del Cerro Rico, el estaño, etc.), la cual casi no conocía antes. Es una historia muy fuerte, triste pero a la vez una de resistencia, coraje y dignidad. 

¿Cuál es el presupuesto de Salero y dónde se presentó y se presentará?

Los montos precisos yo no sé, pero le puedo comentar que durante los primeros tres años ha sido un proyecto totalmente independiente, entonces fue un proceso de aplicar a fondos, luego esperar que nos contesten, después aplicar a otros.

Al fin nos ha finanziado Cinereach la segunda parte de la producción. Cinereach es una organización sin fines de lucro con base en Nuevo York, y hemos trabajado muy estrecho con ellos en traer la película acá a Bolivia. Hasta ahora ha salido Salero en varios festivales, incluso en Amsterdam, San Francisco, New York, Havana, North Carolina, y otros lugares. En Bolivia la hemos presentado en La Paz, El Alto, Potosí, Uyuni, y Cochabamba, tenemos previsto ir a Camiri (hoy día!) y después volver a Santa Cruz. 

Comentarios