Escucha esta nota aquí

Con la visión limitada por la diabetes, que ya no le permitía leer con claridad ni ver televisión, Paulovich (Alfonso Prudencio Claure), recibió en 2015 a EL DEBER, en su casa del barrio del Periodista. Casi al finalizar la entrevista, la periodista le preguntó ¿Cómo le gustaría que lo recuerden cuando ya no esté?

“Usted ha debido leer los avisos necrológicos que siempre dicen: Ha dejado de existir el que fue buen padre, buen marido y abnegado abuelito. Yo les he pedido a mi familia que por favor no pongan eso, porque yo quiero que lo escriban así :Ha dejado de existir el que fue buen padre, mal marido y regular amante...”, respondió entre risas el periodista. La anécdota refleja una de las características que mejor identificaron la personalidad de Paulovich, su humor irreverente que destilaba en su vida cotidiana, como en su popular columna La noticia de perfil, que durante décadas fue publicada por diversos medios nacionales.

Ayer, la noticia de su muerte no fue una broma más de él, sino una triste información que se confirmó al final de la tarde. Se pudo conocer que cerca del mediodía de ayer su cuerpo fue trasladado a la Casa de Funerales Santa María de la avenida Busch (1319) en la zona de Miraflores, donde sus restos son velados.

 

Notable trayectoria

Paulovich era paceño y a excepción de la época que vivió en España y un breve tiempo en Cochabamba, pasó la mayor parte de su vida en su ciudad natal, LaPaz. En agosto de este año hubiese cumplido 92 años. En 1958 obtuvo una beca para especializarse en periodismo en España, donde realizó estudios en la Escuela de Periodismo de Madrid. En la década de los años 50 fue, junto a Huascar Cajías y otros destacados periodistas, fundador del semanario Presencia, luego convertido en diario, donde también colaboró. Incursionó en la política en el Partido Social Cristiano y consiguió una diputación. Años después fue concejal de ADN por invitación directa de Hugo Bánzer.

Paulovich era miembro de número de la Academia Boliviana de la Lengua y en 1999 fue galardonado con el Premio Nacional de Periodismo. En 2008 la Asociación Nacional de la Prensa (ANP) le otorgó el Premio Libertad.

 

Repercusiones

El deceso del periodista generó un pesar general entre los que lo siguieron a través de sus escritos, como de gente que lo conoció personalmente. “Un gran periodista que hizo del humor un arma letal”, comento en las redes sociales el escritor Ramón Rocha Monroy, mientras que el periodista Fadrique Iglesias escribió: “Era un gran maestro de la sátira política y del análisis de la coyuntura boliviana”.

Por otro lado, el directorio de la Asociación de la Prensa de La Paz emitió un comunicado expresando su pesar.

Comentarios