Escucha esta nota aquí

José María Payno se fue dejando una extensa obra y el recuerdo de uno de los artistas fundacionales de la pintura cruceña. El español-boliviano falleció el domingo, a los 93 años, de los cuales 70 los pasó en la tierra cruceña que lo acogió cuando llegó a mediados de la década del 40, luego de haberse formado en las tendencias artísticas de la época (estudió en España y en Portugal).
Payno trabajó diversos estilos durante su carrera: figurativo, tendencia realista, cuadros históricos relevantes, bucólicos, costumbristas, figuras de carácter, retratos y paisajes, además de haber desarrollado una patente de invención de un material pictórico denominado pintura coloidal, utilizado con éxito en sus obras.  

Uno de sus cuadros más conocidos es de la fundación de Santa Cruz de la Sierra, obra de 3, 5 por 2,20 metros, que la realizó con el asesoramiento del historiador Hernando Sanabria, con el que viajó hasta San José de Chiquitos, en el sitio mismo donde se fundó la ciudad. La obra se encuentra en el salón principal del Concejo Municipal. 
 
Lo recuerdan
Payno vivía en el barrio McDonald con su esposa, Esperanza Rivero, con quien tuvo tres hijos: Susana, María Inés y Miguel Ángel. En su hogar se respiraba arte desde la entrada, allí lo visitaban amigos y  familiares que fueron retratados por el hombre que, en 2013, recibió la Medalla al Mérito Municipal. 
El artista Tito Kuramotto  afirma que José María Payno tiene un sitio en la historia del arte cruceño del siglo, después de Armando Jordán. “El primer contacto que tuve con Payno fue cuando él enseñaba en el Círculo de Bellas Artes, en 1949, cuando él había llegado recién de España. Recuerdo que impartía clases junto con Jorge Chuquimia, un escultor que, tengo entendido, sigue vivo a pesar de su avanzada edad”, indicó Kuramotto. 

 “José María cogió la posta de  Jordán y nos la entregó a los de la siguiente generación”, añadió el artista, que destacó la iniciativa de Payno de manejar la técnica coloidal. 
El pintor cruceño Ángel Blanco también resaltó el aporte de Payno a la plástica en la región, sobre todo el tipo de realismo que trabajaba en sus cuadros. “Los paisajes que pintaba tenían algo de español y algo de cruceño. Esa particularidad logré notar en su obra”, dijo Blanco. 

La imagen más conocida de la fundación de Santa Cruz de la Sierra es obra de Payno. El cuadro está en el salón del Concejo Municipal

 

 

Tags

Comentarios