Escucha esta nota aquí

“Érase una vez un mundo, un continente, un país, un pueblo cargado de deseos sencillos como son los deseos de los pueblos. Érase una vez la inmensa lejanía de un clima cristalino quebrado por el canto de pájaros alegres y de hombres solidarios...”, así, con el relato del actor Julio Kempff comienza el primer fragmento de la Cantata Elay, aquella pieza musical que conquistó a propios y extraños el 10 de marzo de 1994, resultado del trabajo de dos amigos, un camba y un colla, que decidieron rendirle un homenaje a la historia del oriente boliviano a través de esta obra que hoy vuelve a escena con más fuerza y una nueva mirada.

Con la letra de Óscar Zambrano y la música de Julio Barragán, la cantata, que recorrió diferentes escenarios locales, nacionales e internacionales, se presentará en septiembre, luego de superar grandes desafíos por parte de la Orquesta Filarmónica de Santa Cruz de la Sierra, que ha decidido rescatar este patrimonio musical cruceño para regalarla en la efeméride departamental.

Son 14 fragmentos los que componen esta cantata, que en su estreno fue ejecutada por el Coro Santa Cecilia, dirigido por Barragán y que estuvo acompañada musicalmente por una orquestación pregrabada de sintetizador. Pero el coro no solo se dedicó a cantar, ya que también fue el encargado de la coreografía, asumiendo el reto de bailar y cantar al mismo tiempo.

Justamente en la grabación de la orquesta radicó el desafío para esta reedición, ya que en ese entonces no se contaban con orquestas como las que hoy se tienen, pues se tuvo que compilar y transcribir las partituras orquestales, además de ponerlas en el contexto del siglo XXI.

Los de ayer también participan

Karina Troiano, que formó parte de una de las primeras presentaciones siendo una de las integrantes del coro, hoy estará presente, pero como directora del coro.

“A mi cargo está la preparación vocal completa de los 60 integrantes del coro filarmónico. Ellos son los que asumen el rol de preparar toda esta cantata, son los que narran la historia desde el punto de vista del coro. También hay tres momentos que lo hacen como solistas y que también han sido preparados para esta ocasión”, explicó Troiano.

La artista indicó que la novedad de esta versión es que esta será la primera vez que se presentará con la instrumentación de la orquesta, es decir, que toda la música está siendo arreglada especialmente para esta ocasión.

“Es como recuperar el patrimonio y, además, ponerlo en un lenguaje para la orquesta. La filarmónica lo interpretará en vivo y esto es lo más meritorio y diferente entre lo que pasó hace años y lo que está sucediendo en este momento”, añadió Troiano.

La cantante dijo sentirse orgullosa y privilegiada de preparar las voces para estar a la altura de la orquesta que la ciudad merece.

Otro de los personajes que también formó parte de la obra de hace 25 años es el actor Julio Kempff, quien mantendrá su papel como relator de las diferentes etapas de la puesta en escena.

“Este fue un espectáculo que marcó época, porque la historia, escrita por Óscar Zambrano es bellísima, es prácticamente la historia del Oriente boliviano, desde sus orígenes, sus albores hasta las épocas modernas en la que llegan las losetas y en las que hay una suerte de integración de cambas, collas y chapacos, que es el último tema”, contó.

Kempff cree que la importancia de la recuperación de esta pieza es la posibilidad de que la vuelva a ver más personas, con el agregado de que ahora ya existen más medios masivos de comunicación y redes sociales. “A lo mejor, esta nueva presentación se la puede subir a las redes y la puede disfrutar mucha más gente”.

En esta reedición también estarán participando en el coro Daniela Justiniano, María Paula García, Nadine Hubsch y Javier González, quienes, seguramente, recordarán lo vivido en los escenarios que recorrieron junto a Barragán y sus compañeros.

Se suman al patrimonio

Además de la presentación en vivo de la orquesta filarmónica, otra de las curiosidades que tendrá esta reedición es la inclusión de un actor y una actriz-bailarina que acompañarán los diferentes fragmentos de la cantata.

El actor elegido para esta ocasión es Carlos Ureña, que entre sus recuerdos de la primera versión está el que la asistió a ver en su etapa colegial, cuando formaba parte de un periódico estudiantil e ingresó a la Casa de la Cultura como prensa.

“Quedé fascinado y es algo que, de alguna manera, también me ha marcado, porque son obras fundacionales”, indicó.

Ureña tendrá el papel de declamador, que es una participación corta anunciando la llegada de las losetas y al final comparte también otra escena con Kempff y Méndez.

Quien está a cargo de dirigir toda la puesta es el director escénico Ariel Muñoz, que se suma al equipo aportando diversas ideas que plasmen el objetivo de esta pieza musical.

“En la primera no se tenía una orquesta y el coro ocupaba todo el centro de la escena, ahora es diferente, ya que se tiene una orquesta que va a ocupar todo el centro de la escena y el coro va a estar distribuido alrededor, generando un movimiento muy perimetral en el espacio”, explicó.

Muñoz informó de que se está trabajando también con imágenes antiguas que acompañará todo el movimiento escénico que realizará el coro. “Esta versión habla de esa retrospectiva desde una mirada actual. Mirar Santa Cruz hacia atrás ahora no es lo mismo que mirar Santa Cruz hacia atrás en los 90, hay muchísima diferencia”, añadió.

Sobre la actriz y bailarina, Muñoz indicó que será Vanesa Méndez y que su papel será el de representar la virtud, la poesía, la maravilla y belleza de esta tierra, así como también su abundancia, su generosidad, “que permite justamente ese progreso y pujanza que tiene Santa Cruz”.

Sobre la coreografía de los tres fragmentos en los que se presenta la bailarina, el trabajo ha sido realizado por otro de los personajes que formó parte del equipo de los 90, Gonzalo Canedo. “Es un verdadero honor contar con él, ya que fue el creador de la puesta en escena anterior”, comentó Raquel Terceros, coordinadora artística de la filarmónica.

Tags

Comentarios