Escucha esta nota aquí

Por: Adhemar Manjón

Aún convaleciente, el artista boliviano Roberto Valcárcel accedió a una entrevista. La intermediaria fue su amiga, la curadora Cecilia Bayá, quien ha estado pendiente de su estado de salud, afectado severamente en los pulmones y riñones. Ella, amablemente, le pasó las preguntas y Valcárcel respondió con el humor e inteligencia que lo caracteriza.

¿Cómo han sido estos días en los que ya está saliendo de la etapa más difícil del virus?

Estoy en la estación de Neumología, en el bloque B del hospital Obrero. El jefe de piso es el doctor Alfaro. Me encuentro en plena recuperación del Covid-19, se me han aplicado los más variados recursos terapéuticos para agudizar y consolidar mi recuperación. Dedico gran parte del día a recibir mis alimentos y medicinas, y también a ver el techo de la habitación desde abajo. Estoy compartiendo esta moderna habitación con otros dos pacientes.

A nivel intelectual, he decidido crear un nuevo libro, dedicado a un amplio tema del arte: el arte y la fantasía. ¿Qué es eso? Pongámonos a pensar, a dibujar o a diseñar qué puede ser lo fantástico, lo más fantástico que se haya pensado. ¿Y para qué? Para que progrese el arte, el diseño y también la medicina. Eso nos permitirá curar esta pandemia en todo el mundo, gracias a la fantasía humana y a la capacidad de la imaginación la curaremos.

_Cuándo llegó la pandemia, ¿pensó que podía llegar a contagiarse y estar en esta situación?

Sinceramente, no. Yo creía que se trataba de un resfriado común y pasajero.

_¿Cómo ha visto las muestras de cariño y reconocimiento que han surgido hacia usted? Colegas, exalumnos, alumnos han hablado de cuánto significa usted para el arte boliviano.

Se me humedecen los ojos de ternura y cariño al confirmar cuán buena, cariñosa y atenta está la gente a lo que me está pasando en este momento, que es un ejemplo o representación de lo que muchas personas también están pasando.

_Actualmente hay una campaña de recolección de firmas para que se le entregue el premio Obra de Vida en La Paz, en el marco del premio Pedro Domingo Murillo. ¿Qué piensa de esta iniciativa?

Es una iniciativa desmedida a mi trabajo y a mi tamaño, pero coincide con mencionarte esta decisión que tengo de crear un nuevo libro y con agrado me dedicaré a esta tarea sobre el arte y la fantasía. En este sentido, me piden que me declare una persona importante y yo me ocupo de la fantasía.

_¿Qué es lo primero que hará cuando regrese a su casa y pueda retomar sus actividades?

Me voy a tirar en mi cama con las piernas abiertas y acariciar a mi perrito. Y aguantar, pero no a lo duro, sino de una forma creativa, pensando en alternativas y en posibilidades para tener una mejor salida a este tema de la pandemia.

Bayá, tras alcanzarle el cuestionario, quiso aumentar una pregunta y le consultó a Valcárcel si pensó que moriría. “En determinado momento he estado tan mal, me sentía con tal malestar, que, sinceramente, hasta pensé en suicidarme”.

Comentarios