Escucha esta nota aquí


Pasaron ocho meses desde que asumió el cargo y Sarita Mansilla hace un balance de su trabajo en la Secretaría Municipal de Cultura y Turismo, que esta semana concluyó la Memoria 2021.

_¿Cómo ha sido manejar el área de Cultura en la Alcaldía en estos ocho primeros meses?


Contamos con un buen equipo de trabajo, eso lo primordial, porque nos ha permitido llevar adelante los proyectos con el apoyo del alcalde Johnny Fernández, que, se puede decir, nos ha dado carta blanca para trabajar, ha puesto su confianza en nosotros y nos está brindando todo el apoyo y una amplia libertad para encarar cada una de las etapas.

_En la Memoria 2021 de la Secretaría se indica que después de un trabajo de reingeniería se tendrían que ver los resultados en dos o tres años y dejar institucionalizadas las políticas culturales declaradas por el alcalde. ¿Qué será necesario para consolidar esta institucionalización?

El compromiso de los sectores de la cultura. Afortunadamente, hemos conseguido apoyo de la gente, muchos están siendo partícipes desde un principio de nuestro trabajo, que tiene como principal objetivo elevar la cultura a otro nivel, recordando que lo cultural no solo está referido a las actividades artísticas.

_Uno de los aspectos que más se ha venido reclamando a las autoridades en los últimos años es el deterioro del centro de la ciudad. Hace tiempo se impulsó el circuito cultural en la calle Sucre y en los espacios culturales de la zona. ¿Cómo se encara este tema y que más se debe hacer para recuperar el centro?

Trabajar y ponernos manos a la obra. Y es una tarea de todos, el que reclama también debe pensar qué está haciendo por su ciudad y qué puede hacer para mejorarla, para embellecerla, para no ensuciarla. Con el proyecto de revitalización del centro se buscó dar vida a algunos de los espacios artísticos más importantes de la ciudad, como son la Casa de la Cultura, el Museo de la Ciudad Altillo Beni y el Museo de Arte Contemporáneo. Pero este tema va más allá, sabemos que el centro ha estado descuidado y es triste ver el deterioro, pero es porque no hemos logrado apropiarnos de él, hacernos partícipes, aprender a querer las cosas nuestras. Y eso va para todos los distritos y zonas de la ciudad. Queremos que se recupere ese amor por lo nuestro.

_¿Eso tiene que ver con un sentido de identidad?

Por supuesto, es una de las cosas que queremos recuperar, el querer a tu ciudad no tiene que ser solo cosa del pasado, cuando teníamos las aceras limpias, las casas barridas hasta el último rincón, todo bien cuidado. Eso es algo que se puede recuperar y para eso queremos que la gente sepa que sus sueños son los de todos; por eso, desde que asumimos la Secretaría, hablamos de valorar lo nuestro, de valorar nuestras costumbres, nuestro lenguaje, nuestras danzas, la música y nuestros autores.

_Uno de los eventos culturales de 2021 fue la Feria del Libro, que volvió en tiempos de pandemia. ¿Qué lección le dejó esta versión?

Que la Cámara Departamental del Libro lo logró, a pesar de todas las dificultades. El sector librero es uno de los más reducidos y con más problemas económicos, pero su capacidad para organizar una feria de estas características es un ejemplo de voluntad y de sacrificio.

_¿Qué balance hace de la primera versión del Festival de la Música Oriental Ametauná?

Esta primera versión salió muy bien, fue uno de los eventos que la Secretaría coordinó con el Ministerio de Culturas. Han sido importantes estas oportunidades de trabajar con el Gobierno central, porque así demostramos que la cultura es de ida y vuelta.

_¿El presupuesto con el que cuenta es suficiente?


De los Bs 11.490.000 asignados
a la Secretaría, ejecutamos Bs
5.200.000. Hemos multiplicado
las actividades en varios sectores,
pero igual existe el compromiso
de que el presupuesto suba a 12
millones. Vamos a terminar de
pagar hasta febrero todo lo que se
le debe a los artistas en premios y
en aportes a instituciones culturales. Toda deuda será honrada.

Comentarios