Escucha esta nota aquí

El artista franco-suizo con 25 años de trayectoria Yann Marussich llegó al Festival Internacional de Teatro para exponer un momento muy íntimo y cotidiano, como es el aseo y el supuesto relax de la inmersión, en su controvertida performance El baño quebrado, hoy, a las 19:00, en la Galería Kiosco.

Durante dos horas y acompañado por la música en vivo de Oscar Sosa, conocido como Oso Jucumari, Marussich mostrará a un hombre en peligro, pues estará inmerso en una bañera cubierta por 600 kilos de vidrios rotos, de la que emerge su antebrazo y de donde busca salir sin lastimarse.

El artista explica que su trabajo tiene dos partes, una física y otra artística, que son las imágenes que muestra. Le gusta trabajar sobre los límites del cuerpo y de la imagen que el público puede ver, que son muy fuertes.

“Es una experiencia que me fascina porque es distinta cada vez. Es una bañera diferente, un vidrio diferente, una posición diversa, salgo de una manera diferente y el tiempo no siempre es el mismo. No puedo decir si va a funcionar o si será largo o corto. Es una completa aventura”, afirmó el artista.

No quiere dar un mensaje en sí. El público debe sacar sus conclusiones. En líneas generales muestra a un hombre debajo de una montaña de vidrio que sale sin cortarse. “Es como atravesar todo el peligro y salir sin daño, pero para ello tiene que haber mucha preparación física y mental. Si entras en la bañera con miedo, te mueres, porque son vidrios reales que pueden provocar heridas”, dijo Marussich.

La gaviota y el gato

Por la tarde, a las 17:00, en el escenario de la Agencia de Cooperación Española, en una coproducción del Teatro del Canto y Teatro UC, de Chile, María Izquierdo y Elvira López harán una lectura musicalizada del éxito literario de Luis Sepúlveda, Historia de una gaviota y del gato que le enseñó a volar, una obra que ya fue presentada en Chile, pero es la primera vez que sale al exterior, por lo que están muy emocionadas y esperan una buena respuesta del público.

Música, canto, baile y narración, se mezclan para contar el relato de un gato grande, negro y gordo, llamado Zorbas, y una gaviota que fue atrapada por una ola llena de petróleo y que antes de morir pone un huevo y le hace prometer a su nuevo amigo que cuidará de su polluelo hasta que él pueda volar.

Las dos actrices, que tendrán el acompañamiento musical de Cristian Molina, mostrarán la nobleza de los personajes con diálogos cargados de ritmo, música y humor.

López remarca que hicieron una adaptación en versión de ‘cantacuentos familiar’. Dice que no están encarnando a los personajes a cabalidad. Es un juego intermedio, donde las dos cantan e interpretan vocalmente a cientos de personajes. Agregó que la historia transmite muchos valores, ya que toca temas como la diversidad, la amistad y los lazos no biológicos.

“Sobre todo se muestra la importancia de la palabra de honor. El gato se mete en un compromiso con una gaviota agonizante que es muy difícil de cumplir, pero lo asume, al igual que todos los gatos del puerto, se meten en esta trampa maravillosa y aparece una ternura que nos envuelve y llega al corazón. Todos hemos sido en algún momento una gaviota que aprendió a volar gracias a alguien que tuvo la paciencia, la mirada y la ternura de convencernos de que teníamos que volar, porque si la gaviota está rodeada de gatos ¿para qué quiere volar?”, concluye Izquierdo.

Tags

Comentarios