Escucha esta nota aquí

En 1987, cuando iniciabas este proyecto, ¿pensabas que se iba a prolongar por más de tres décadas?

Realmente no. En la primera fase local nos abocamos a crear un espacio para nuestros artistas cultores del jazz, dada la vitalidad y versatilidad de este género en todo el mundo, pero fue después que abrimos la etapa de carácter internacional.

Cabe valorar el entusiasmo de otro músico, Édgar Bustillo, fundador del grupo Altiplano, que apoyó el proyecto en sus primeros años. De esta manera, con un equipo valioso de trabajo, el 2001 ya ingresamos en la dimensión internacional del festival. El apoyo de distintas embajadas y servicios culturales ha sido determinante para este paso, que ha logrado el éxito suficiente para continuar esta historia.

_¿Qué distingue al FestiJazz de otros eventos similares a nivel internacional?
No corresponde diferenciarnos de festivales de mucha trayectoria y que, como todos, busca una mayor participación de grupos de distintos continentes. En el Bolivia FestiJazz se ha logrado en su fase internacional congregar hasta el pasado año 121 bandas de cuatro continentes, con la concurrencia de cerca de 900 músicos integrantes. Hemos acompañado el crecimiento de un movimiento de jazz boliviano y ha sido prioridad garantizar espacios para la puesta en valor de su obra.

¿El jazz sigue siendo para un público reducido en el país?
No. Si bien una gran cantidad de jóvenes, como en la ciudad de El Alto, aprovechan de manera notable los conciertos, así como en las ciudades del interior del país que han tenido sus propios programas, tenemos un público que ha ido creciendo gracias a la oportunidad que brinda el festival de apreciar y valorar la calidad, virtuosismo y diversidad de este lenguaje ya universal, que se alimenta de distintas raíces culturales y que también ha influido claramente en otros géneros.

¿Cuáles son los retos del FestiJazz en esta versión?
Esta versión tiene como diferencia notable la carencia de un escenario con público, donde la gente vive la fiesta del jazz. Sin embargo, la modalidad virtual hace posible llegar con mayor incidencia a las distintas ciudades bolivianas y también estar presentes en el exterior. 

Son 13 agrupaciones de ocho países, más nueve bolivianas que se han programado. Una cifra similar y acaso a las alcanzadas en versiones anteriores muy exitosas. Es oportuno agradecer a las instituciones que hacen posible esta versión.

_Dos de los pilares del evento han sido los talleres y master class ¿Qué frutos han dado?
Entre los objetivos del FestiJazz se inscribe de manera indisociable la formación de músicos mediante estos talleres en los que grandes músicos visitantes han participado y también varios nacionales. 

El crecimiento y profesionalización de nuestros jóvenes cultores del jazz es un resultado de esta tarea que se traduce en la cantidad de grupos nuevos. Este año tendremos a cuatro destacados invitados que darán los talleres en la modalidad virtual, del 6 al 9 de octubre.

_¿Qué criterios se han establecido para seleccionar a los grupos?
Este año, pese a un hecho tan duro con la pandemia, en el país se han generado proyectos creativos de alto valor, tanto de los grupos consolidados como de otros nuevos, que han sido llevados a nuevos álbumes. En virtud de ese esfuerzo se programó a las nueve bandas nacionales que son parte de esta versión

_¿Volverá el FestiJazz a tener otras sedes en el país?
En este punto, es vital el apoyo de los gobiernos locales de cada ciudad o departamento. Eso supone la necesidad de contar con algunas formas de apoyo que permiten el estímulo a sus grupos para mostrar su arte en sus ciudades y también su circulación por el país. 

El apoyo constante que se ha recibido del Gobierno Municipal de La Paz desde el inicio de este proyecto nos permite celebrar en esta versión 33 años de trayectoria, un apoyo que lamentablemente nunca pudo recibirse en la ciudad de Santa Cruz. Es importante tener una mínima salud financiera para que este esfuerzo prosiga. 

Otros municipios más pequeños han brindado su respaldo al festival, y esperemos que los gobiernos locales como en el caso cruceño, cambien su actitud; dada la calidad de sus músicos, tuvimos cuatro versiones del Santa Cruz FestiJazz Internacional y es nuestro mayor deseo volver a editarlas.