Escucha esta nota aquí

El presidente del Colegio Médico de Santa Cruz, Wilfredo Anzoátegui, sostuvo que no renunciarán a sus demandas, las mismas que serán expresadas y exigidas también al nuevo gobierno que asuma la presidencia del país tras las próximas elecciones, como ha sucedido con el anterior y el actual.

Dijo que hace años vienen peleando por el ingreso del sector público de profesionales en salud a la Ley General del Trabajo y por la institucionalización de los cargos. Exigen que los mejores profesionales, a través de un concurso y examen de competencia, tengan la posibilidad de acceder a los puestos de trabajo.

La abrogación de la Ley 1189, es otra de las demandas. Dicha ley promueve el desarrollo y crecimiento de la Caja Nacional de Salud (CNS), impulsada por la Central Obrera Boliviana (COB), y la aprobación del 10% de presupuesto para la salud.

Asimismo, exigen una jubilación digna para todos los profesionales en salud que prestan servicio en el sistema sanitario nacional, y la declaratoria de sector estratégico al sector salud.

El titular del Colegio Médico lamentó que con la implementación del Seguro Universal de Salud (SUS), el servicio sanitario haya desmejorado, debido a que los hospitales de tercer nivel ya no cuentan con recursos propios, como antes, y ahora dependen solo del gobierno central (a través de la rectoría del Servicio Departamental de Salud ) que no cumple con dotar de las condiciones adecuadas al sistema de salud para beneficio de la población.

Estas demandas han obligado a que los mandiles blancos de Santa Cruz, como del resto del país, encaren movilizaciones y paros a escala nacional. En octubre de 2019, se pudo reflejar la unidad del sector colegiado exigiendo a la ex ministra de salud, Gabriela Montaño, atender al menos estas cinco demandas.

Cuando un médico asuma como ministro de Salud en el país, recién va a mejorar la salud porque se tendrá un mejor presupuesto para el sector y se dotará de los ítems necesarios. En el Ministerio de Salud no se ejerce la rectoría técnica, prima lo político”, afirmó Anzoátegui.

Agregó que los gobiernos de turno prefieren dotar de mayor presupuesto a ministerios de Economía, Presidencia, de Defensa y de Comunicación antes que priorizar la salud, área fundamental porque se trata de la vida de la población boliviana y está establecida como uno de los derechos fundamentales en la Constitución Política del Estado.

Ley General del Trabajo

Otra de las demandas del sector es regirse bajo la Ley General del Trabajo para obtener beneficios sociales, manteniendo la jornada laboral de seis horas. Sin embargo, el gobierno del Movimiento Al Socialismo, negó en su momento, esa posibilidad, argumentando que cualquier trabajador que esté amparado por la mencionada norma trabaja ocho horas.

Los galenos coinciden en que falta voluntad política para avanzar y dar respuesta a éste y otros puntos establecidos en su pliego petitorio. Esta lucha, según los galenos la vienen librando desde 2002 y, pese a que se han logrado algunos convenios, éstos no han sido cumplidos.

Con relación a la institucionalización de cargos, el ente colegiado exige que dicho proceso se aplique a los mejores profesionales en salud y no por favores políticos.

Seguros de vida

Es otro de los puntos que demandan los mandiles blancos. Un tema que se puso de relieve todavía más tras las muertes de muchos médicos por Covid-19, debido a que carecían de las condiciones adecuadas y la indumentaria de bioseguridad para atender a los pacientes contagiados.