Los bolivianos que llegan a Santa Cruz encontraron en el modelo económico de libre empresa y mercado la fórmula perfecta para prosperar y asegurar mejor calidad de vida

25 de septiembre de 2022, 11:00 AM
25 de septiembre de 2022, 11:00 AM

Si únicamente fuera cuestión de masa poblacional, habría en otras latitudes del país el mismo crecimiento (económico) de Santa Cruz”, argumentó el analista Rolando Schrupp, sobre el aporte de la migración al desarrollo del departamento.

Cree que es muy importante hablar sin complejos, y admite que el modelo cruceño se basa en el modelo capitalista. “Si podemos reconocer esto, veremos una mayor importancia en el ahorro y en las instituciones de libre mercado que lo que profesan los keynesianos (y a veces kermesianos). El sueño cruceño no es vivir sin trabajar, sino trabajar sin que te jodan”, opinó.

Para Schrupp, teniendo la madurez política de reconocer que somos una sociedad liberal, podremos utilizar esta “inteligencia económica” para promover una contrapropuesta. “Santa Cruz se plantea como metrópolis y potencia continental”, dijo.

Contrariamente, aludió al estatismo como el camino a la servidumbre. “Santa Cruz debe asumir que su futuro es liberal”, insistió.

Coincidió con él Demetrio Soruco, presidente del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE). “Entre los valores insertos en el alma cruceña, están primero la libertad de iniciativa, de pensamiento, de acción, de mercado”, apuntó.

Otro punto de concordancia con Schrupp es el tema institucional. Soruco resaltó que tanto oriundos como inmigrantes han entendido la necesidad de contar con representación.

También aplaudió que el departamento cruceño tenga los indicadores sociales más beneficiosos de Bolivia. “Posee una tasa de desocupación urbana del 4,16%, contra un 4,50% nacional; un índice de extrema pobreza de 3,3%, comparado con 11% en Bolivia”, fundamentó.

El economista Carlos Hugo Barbery Alpire, uno de los autores del libro “Modelo de desarrollo cruceño: Factores y valores que explican su éxito”, dijo que el crecimiento económico se da por la combinación de factores de producción, “uno de ellos es el trabajo que realizan las personas”, y los valores humanos.

“Es consecuencia, tanto oriundos, como migrantes del campo a la ciudad, del interior del país, y los extranjeros, son desde luego los que de manera armónica confluyen para el crecimiento económico y desarrollo sostenible de cualquier espacio geográfico y desde luego, Santa Cruz no es la excepción”, argumentó.

Para avanzar más y mejor, considera imperiosa la cohesión entre lo público y lo privado, campo y ciudad, periferia y residencial. “Para hacer de Santa Cruz un mejor lugar para vivir, no basta con tolerarse para sobrevivir”, opinó.

Estadísticas

Juan Pablo Suárez, del Colegio de Economistas de Santa Cruz y también del Instituto Cruceño de Estadística (ICE) de la Gobernación, resaltó los números presentados hace un par de días en el último boletín “Santa Cruz estadístico 2022”, y elaborado con miras a la efeméride departamental.

Dijo que uno de los datos principales mostrados, que hasta ahora no se había dado, es que el PIB del departamento cruceño sobrepasa en un tercio el PIB del país, con un 34% de la torta del PIB nacional.

“Sin embargo, es necesario aclarar que el PIB del departamento es el tercero del país, detrás de Tarija y La Paz, esto implica que, si bien hay un fuerte crecimiento económico, también hay crecimiento poblacional fuerte”, apuntó.

En este sentido, reconoció que este crecimiento demográfico, no reflejado en un censo actualizado, de cierta manera estanca un poco el PIB departamental.

Según Suárez, ante la falta de ese censo, el ICE está coordinando el levantamiento estadístico departamental, para estimar una población de forma “más fiable”, porque ahora solo se trabaja en base a proyecciones, “y mientras las proyecciones sean más alejadas del último censo, se hacen más inexactas”, puntualizó.

Para Demetrio Soruco, la dinámica cruceña de crecimiento es la que contribuye a la recuperación económica del país. Bolivia no se explica sin Santa Cruz, porque Santa Cruz acrisola a Bolivia”, dijo.