Escucha esta nota aquí

A medida que bajan las temperaturas, esta temporada del año puede causar estragos en la piel. Afortunadamente, se puede combatir la furia del invierno tomando algunas medidas inteligentes y proactivas.

Los problemas de piel durante el invierno son habituales, ya que el frío reseca la epidermis, que se vuelve más sensible y provoca que se irrite,se agriete, se vuelva aspera y que produzca picazón.

“El clima invernal puede afectar a todo tipo de tez”, dice la dermatóloga Shari Marchbein, miembro de la Academia Estadounidense de Dermatología. “Aunque las personas son conscientes de que su dermis está seca, a menudo cometen errores sin saberlo, que pueden hacer que se sienta peor. Ser consciente de cómo estás tratándo tu cuerpo y adaptar tu rutina de cuidados son dos formas esenciales de ayudar a aliviar las molestias que a menudo vienen con la temporada de invierno”, afirma la especialista.

Para ayudar a combatir la sequedad y picazón provocada por las bajas temperaturas, Marchbein y otros reconocidos dermatólogos sugieren sencillos consejos.

Mejor tibia que caliente

A todo el mundo le encanta una ducha larga y caliente en invierno. Desafortunadamente, el agua caliente despoja a la epidermis de la humedad natural que la mantiene saludable, hidratada y protegida.

Según el Baylor College of Medicine, uno de los centros de educación e investigación biómedica más importantes de Estados Unidos, el agua caliente puede eliminar los aceites naturales de la piel más rápido que el agua tibia (que suele rondar los 37 ° C) y posiblemente incluso causar daños. Además, tenga cuidado cuando se seque después de bañarse. En lugar de frotar vigorosamente, dé golpecitos suaves en la piel con una toalla suave, lo que puede permitir que parte de la humedad hidrate la capa superior.

En lugar de una ducha larga y caliente, tome una ducha corta y tibia para evitar irritaciones.

Combate la sequedad

La llamada picazón invernal que muchas personas sienten es causada comúnmente por la piel muy seca, así que asegúrese de hidratarla diariamente con productos que contengan ceramidas, que se encuentran naturalmente enel cuerpo, pero pueden alterarse con regularidad por factores como el medio ambiente y las actividades diarias, lo que lleva a la sequedad de la dermis.

Hay también ceramidas de origen vegetal que se encuentran en algunos alimentos y que ayudarán a combatir el cutis quebradizo, por ejemplo en el germen de trigo, el arroz integral, las espinacas y la remolacha, pueden ayudar a proteger su tez.

Maximice la humedad

El aire más frío del invierno extrae la humedad de la piel dejándola seca, con picazón y sin brillo, y el interior de su casa tampoco le ayudará, aunque sea más confortable. El aumento de un calentador en tu casa hace que el aire seco absorba la hidratación de tu cuerpo.

Es recomendable que uses un humidificador para agregar humedad al aire en los espacios principales de tu hogar, como tu dormitorio. También debes asegurarte de adaptar tu rutina de cuidado de la piel para el invierno como lo harías con tu guardarropa, es decir prestándole mucha atención diaria. Un consejo muy recomendado por los especialistas es que cambies tus cremas ligeras por productos que agreguen la hidratación adicional que necesita tu cuerpo en esta época del año y asegurate de usarlas, por lo menos dos veces al día.

Toma líquidos

Agregar humedad al aire no es la única forma de hidratarse. También debes hidratarte de adentro hacia afuera bebiendo mucha agua durante el día. El agua tiene una amplia gama de beneficios para la salud y su consumo ayuda a la calidad de tu piel, especialmente durante los días fríos, cuando tendemos a perder humedad con más frecuencia. El té caliente es otra excelente manera de hidratarse y que ayudarán a tu organismo.

“El invierno no tiene por qué significar piel seca, con comezón e incomodidad”, dice Marchbein. “Unos pocos pasos proactivos y ajustes en tu rutina diaria pueden ayudar a aliviar algunas de esas preocupaciones invernales para que puedas disfrutar de toda la diversión que ofrece la temporada”.

Finalmente, cuando salgas, asegurate de abrigarte. Siempre usa sombreros, bufandas y guantes. Además, aunque el invierno nos hace más propensos a envolvernos en abrigos y chompas, siempre hay que evitar cualquier material que pueda provocarte irritaciones.

Comentarios