Escucha esta nota aquí

Incentivar una nueva cultura de consumo orientada al cuidado del medioambiente, la vida saludable y la producción sustentable es lo que propone el espacio alternativo La Recoleta, que acaba de abrir sus puertas en la capital cruceña.

En La Recoleta el visitante puede encontrar desde contenedores para reciclar latas y vidrios hasta productos naturales libres de químicos. A su vez puede degustar un café orgánico y comida vegana, entre muchos otros productos amigables con el medio ambiente. Por ejemplo, incluye una tienda de ropa y telas recicladas e intervenidas por artistas bolivianos, los que las convierten en prendas originales y actuales. 

También cuenta con un puesto de productos orgánicos que se venden a granel, otro de artículos de aromaterapia, un spa en el que los tratamientos de belleza se realizan con productos que no son tóxicos y un amplio patio en el que los visitantes se pueden servir jugos naturales o degustar diversos tipos de comidas saludables.

Vale la pena señalar que todo el lugar está decorado con elementos reciclados, incluso en sus mínimos detalles, además de que hay murales pintados por artistas locales y en un futuro también abrirá sus puertas para la presentación de músicos y otros artistas.

Las gestoras de este centro, ubicado en la calle Tucumán Este de Equipetrol, son cuatro jóvenes emprendedoras: Cinthia Zeballos, María Laura Castedo, María Julia Castedo y Valeria Hinojosa. Ellas han sumado fuerzas con otros emprendedores que tienen la misma filosofía de que a partir de pequeños gestos, como mejorar los hábitos de consumo, se logra el bienestar de las personas y a la vez del planeta, que actualmente se encuentra atiborrado de plásticos, basura tóxica y sufre desastres naturales provocados por el hombre.

En este centro, además, se han unido empresas que tienen su marca consolidada, como también aquellas más pequeñas que no tienen los recursos para tener un espacio propio. Todo está pensado dentro de un espíritu colaborativo y con la idea de crear consciencia más que beneficios económicos, sostienen sus gestoras.

La Recoleta abre de 8:00 a 20:00 y en las próximas semanas irá incorporando otras actividades, como por ejemplo cursos para realizar huertos caseros, talleres de reciclaje, cómo hacer tus propias prendas y cocinar sin conservantes. 

A la par se darán clases de yoga y otras que contribuyan al bienestar de las personas. “Es una experiencia de paseo 100% ecosustentable que permite conectar la esencia y origen del ser humano con la madre tierra. Nos mueve los valores de la sustentabilidad: reciclar, reutilizar, reducir, revalorizar y reestructurar”, señalan las creadoras del proyecto.