Escucha esta nota aquí

Francisco y Paula bailan abrazados en la sala de su nuevo hogar. Somos novios suena en el viejo tocadiscos. Bailan suave, sobre un mosaico, mientras intentan recordar de qué color son los cerezos. Es 1970 y la pareja acaba de sellar su amor con esa pieza de Armando Manzanero, que acompañó su noviazgo, que fue la banda sonora de su vida. Hasta que un infarto se llevó a Francisco de la vida de Paula. Han pasado ocho años de su partida y hasta hoy lo sigue recordando con esa canción. Y el 28 de diciembre lo recordó aún más, cuando falleció el maestro, el autor de esa inmortal obra.

Miles de historias como esas fueron las que suscitaron las canciones del gran artista mexicano, que se convirtió en sinónimo de romance. El creador de Contigo aprendí, Esta tarde vi llover, No sé tú y Adoro murió, a los 84 años, debido a diversas complicaciones provocadas por el Covid-19. “Él hizo todo de su parte para salir adelante y continuar disfrutando del mundo y de la vida como solo él sabía hacerlo”, comunicó su familia tras el deceso, mientras que su hijo, Juan Pablo Manzanero, comentó: “Nuestro padre nos enseñó que no morimos, nuestro cuerpo duerme y nuestra alma trasciende”.



Un comentario que fue altamente respaldado por los fanáticos de todas partes del mundo, que están convencidos de que el músico seguirá viviendo a través de sus centenares de canciones.

Uno de ellos es Jorge Ricardo Áñez, el periodista cruceño, conocido como ‘Palito’, que tuvo la oportunidad de entrevistarlo en los años 80, durante el par de visitas al país que el músico realizó en esa década, luego de haber llegado por primera vez en 1968.

“Armando Manzanero le dio nueva vida al bolero, cuando empezó a componer desde mediados de los años 50 y después descubrió que podía cantar. Manzanero trasciende fronteras y generaciones, desde aquellas épocas cuando el bolero parecía languidecer, surge su figura para darle una nueva vitalidad. Él mismo lo decía: ‘El bolero no morirá, mientras existan corazones enamorados’. Era una de las frases que más repetía”, menciona Áñez.

Efectivamente, así lo repitió el 26 de mayo de 2006, cuando volvió a Bolivia después de 20 años, para ofrecer un recital en honor a las madres, junto a los herederos del trío Los Panchos, otro ícono del bolero en el continente.

En aquella oportunidad brindó una entrevista a EL DEBER y contó cómo logró abrazar la música para siempre: “Yo crecí en mi casa de Yucatán, en un ambiente cien por ciento musical. Mi padre era cantor, mi madre pianista y bailarina. Entonces, por lógica, yo tenía que seguir sus pasos, aunque mi padre quería que me dedicara a otra cosa, pero yo decidí que la música era lo mío y cada día que pasa me siento más a gusto por haber tomado esa decisión. Yo empecé mi carrera componiendo para Lucho Gatica, que para los de la nueva generación es un artista que lo escucharon sus abuelos”.

También explicó por qué el bolero llegó a tener tanto éxito en el mundo: “Es porque tiene historias muy agradables. Contiene esas cosas que todos queremos decir, pero que no nos atrevemos. Eso es parte el sentimiento latinoamericano en general. Por más que aparezca música nueva y toda clase de artistas, a la hora de relacionarse sentimentalmente, la gente siempre va a necesitar de una canción de estas características en su haber, es decir un tema romántico, que al final son los que perduran en nuestros corazones”.


Retorno

Manzanero volvió a Bolivia en mayo de 2017, esa vez acompañado de un romántico argentino: Alejandro Lerner. En un recital a dos pianos, sobró emoción y faltó tiempo para abarcar todo el repertorio de dos grandes, que llenaron de clásicas melodías al público que acudió a la presentación en el salón Chiquitano de Fexpocruz.

“Yo soy un maya y eso hace que me identifique más con toda esta gran región y con esta vegetación”, aseveró esa noche, mientras que Lerner lo definió como “el compositor de algunas de las canciones más importantes de la historia”.

Gabriel Feldman, el empresario que trajo al dúo a Bolivia, recuerda a Manzanero por su “llamativa sencillez y su permanente sonrisa”. “La noche del show se lo vio muy animado, tocando el piano, cantando y ‘bailando’, sin aparentar sus más de 80 años. Un hombre admirable que nos deja un extenso repertorio de clásicos memorables”, comenta Feldman.

Alguien que guarda un recuerdo imborrable de aquella noche es el músico Junior Torrico, que vio cómo su pequeña hija Irene era felicitada por Manzanero luego de su actuación como telonera.

“El maestro Manzanero se asomó en el backstage para verla cantar, mientras se le alumbraba la cara con una sonrisa. Luego se le acercó, la felicitó y le contó una anécdota de cuando él cantaba de niño y quería ser famoso. También le dio varios consejos. Fue un increíble momento, ya que se mostró tan humilde con una niña que empezaba su carrera, con sus consejos la ayudó, de alguna forma, a afianzar su experiencia en los escenarios”, contó Torrico.

Su influencia

La música de Armando Manzanero ha sido interpretada por grandes cantantes como Lucho Gatica, Angélica María, Tony Bennet, José José, Roberto Carlos, Luis Miguel, Alejandro Fernández, Bill Evans, Chavela Vargas, Diego ‘El Cigala’, Andrea Bocelli, Christina Aguilera y Dione Warwick.

A comienzos de los años 60 Manzanero escribió Somos Novios y la grabó, por primera vez, en 1968, de la mano de la discográfica RCA. La canción, inmediatamente, se volvió una de las más queridas del cantautor y fue la encargada de otorgarle fama internacional, en toda Latinoamérica y Europa. Tanto fue así, que no pasó demasiado tiempo hasta que surgió la idea de versionarla en inglés y en francés. En 1970, el compositor neoyorquino Sid Wayne decidió adaptarla (de forma no literal) y el resultado fue presentado bajo el nombre It’s Impossible, un tema que popularizó Elvis Presley y que también la interpretó Perry Como.



It’s Impossible arrasó en Estados Unidos y, a raíz de ello, nació un curioso rumor que decía que Sid Wayne había registrado la canción a su nombre, asegurando que Manzanero lo habría plagiado a él. En una entrevista en 2013, el mexicano aclaró que no hubo tal plagio de ninguno de los dos, sino un acuerdo para compartir las regalías de la nueva versión con Wayne.

Una de las versiones más exitosas de sus temas fue la de Bronco, que, en 1993, grabó Adoro en ritmo grupero, junto al creador de la pieza. Palito Áñez resalta esta faceta del artista y también señala, entre algunas de sus mejores creaciones, el disco Las mujeres de Manzanero, en el que reunió a 13 mujeres cantantes; el tema Yo te recuerdo, interpretado por Roberto Carlos, y la canción Nada personal, que le da título a una telenovela.

Para el cantante cruceño Kevy Morató, Armando Manzanero es uno de los autores más influyentes de la música, que ha marcado un hito a escala mundial.

“No he escuchado tanta dulzura melódica en otro compositor como en Armando Manzanero. Su riqueza radica, básicamente, en la armonía que logra sobre la melodía, además de la imaginación que lograba al componer. Es por eso que el maestro ha logrado ser admirado en todo el mundo”, expresó Morató.


Comentarios