Escucha esta nota aquí

Por: The Week/ EL DEBER

Es solo un círculo que contiene tres líneas, eso es todo. Y, sin embargo, ha llegado a representar numerosos movimientos transnacionales durante generaciones. Ha migrado de los hippies a la contracultura punk y a la alta costura. Se ha entretejido en tantas capas de la cultura popular a lo largo de las décadas que puede ser reclamado por todos y por nadie.

El signo de la paz fue creado en 1958 por el diseñador gráfico británico y pacifista cristiano Gerald Holtom. A Holtom se le encomendó la tarea de crear las pancartas y carteles para una marcha por el desarme nuclear en Londres, y quería una imagen que se quedara en la mente del público.

El diseño se basa, en parte, en las banderas de semáforo navales que los marineros utilizan para comunicarse. Holtom combinó los códigos para “N” (dos banderas inclinadas hacia abajo a 45 grados) para “nuclear” y “D” (una bandera apuntando hacia arriba y una bandera apuntando hacia abajo) para “desarme”. Pero en una carta de 1973 al editor de Peace News , Holtom sugirió que la inspiración también era más oscura y más personal.

“Estaba desesperado. Profunda desesperación”, escribió, según el libro TM: The Untold Stories Behind 29 Classic Logos . “Me dibujé yo mismo: al representar un individuo desesperado con las palmas de las manos extendidas hacia afuera y hacia abajo a la manera del campesino de Goya ante el pelotón de fusilamiento. Formalicé el dibujo en una línea y lo rodeé con un círculo. Fue ridículo al principio y una cosa tan insignificante”.

El símbolo fue adoptado por la campaña británica para el desarme nuclear, de la que Holtom era miembro, e hizo su debut público el fin de semana de Pascua de 1958.

En las notas personales de Holtom, reproducidas por el historiador del símbolo de la paz Ken Kolsbun, el diseñador recuerda que luego convirtió el diseño en una insignia. “Hice un dibujo en un pequeño trozo de papel del tamaño de seis peniques, lo prendí con alfileres en la solapa de mi chaqueta y lo olvidé”, escribió. “Por la noche fui a la oficina de correos. La chica detrás del mostrador me miró y dijo: ‘¿Qué es esa insignia que estás usando?’ Miré hacia abajo con cierta sorpresa y vi el símbolo prendido en mi solapa. Me sentí bastante extraño e incómodo con una placa. ‘Oh, ese es el nuevo símbolo de la paz’, dije. ‘¿Qué interesante, hay muchos de ellos?’ ‘No, solo uno, pero espero que haya muchos en poco tiempo’ ”.

De hecho, la primera serie oficial de insignias hecha por Eric Austin de la sucursal de Kensington de la Campaña por el Desarme Nuclear (CND sus siglas en inglés) estaba hecha de arcilla blanca con el símbolo formado con pintura negra. Según la CND, estos fueron en sí mismos un gesto simbólico, ya que se distribuyeron “con una nota que explicaba que, en caso de una guerra nuclear, estas insignias de cerámica serían de los pocos artefactos humanos que sobrevivieron al infierno nuclear”.

El símbolo en sí se formalizó más a medida que su uso se generalizó. Las primeras imágenes del diseño de Holtom reproducen al sumiso “individuo desesperado” con mayor claridad: el símbolo está construido con líneas que se ensanchan cuando se encuentran con el círculo, donde podrían estar la cabeza, los pies y los brazos extendidos. Pero a principios de la década de 1960, las líneas se habían engrosado y enderezado y diseñadores como Ken Garland, que trabajó en material de CND de 1962 a 1968, pudieron utilizar una encarnación más audaz del símbolo en su trabajo. Garland se basó en la naturaleza gráfica del símbolo para crear un juego de formas en blanco y negro para una serie de carteles llamativos.

En el Reino Unido, el símbolo sigue siendo el logotipo de la CND desde finales de la década de 1950, pero a nivel internacional ha adquirido un mensaje más amplio que significa paz. Para Holtom, esto quizás fue una ventaja, ya que, según Rigby, se había sentido frustrado con su diseño original, que describía la lucha inherente a la búsqueda de una acción unilateral. Poco antes de la marcha de Aldermaston, Holtom experimentó lo que denominó una “revolución del pensamiento”. Se dio cuenta, escribe el activista Andrew Rigby (director de Peace New), de que si invertía el símbolo “entonces podría verse como la representación del árbol de la vida, el árbol en el que Cristo había sido crucificado y que, para cristianos como Gerald Holtom, era un símbolo de esperanza y resurrección.

Solo dos años después, de su creación el símbolo cruzó el charco y apareció en la esquina de un panfleto de 1960 para el Comité para la Acción No Violenta, un grupo antinuclear estadounidense. A mediados de la década de 1960, el símbolo de la paz aparecía en alfileres, carteles de protesta contra Vietnam y camisetas.

Muy pronto, el símbolo pareció estar en todas partes: garabateado al azar en superficies públicas con tiza, pintura en aerosol, marcador o hundido en cemento húmedo como un código secreto, un llamado de sirena a los compañeros pacifistas.

El fotógrafo Jim Marshall rastreó el meteórico ascenso del símbolo de la paz entre 1961 y 1968, capturando su movilidad y creciente omnipresencia en la cultura estadounidense y dejó, quizás las mejores imágenes de su popularidad.

Comentarios