Escucha esta nota aquí

El Adenium obesum o rosa del desierto es un arbusto que echa flores hermosas de color rosa, pero también tiñe sus pétalos de otros tonos. Es una especie exótica cuyo origen es el este de África y el sur de Arabia, que, sin embargo, se ha adaptado al clima de Santa Cruz, donde un selecto grupo de floricultores la cultivan.

Los amantes de las plantas tendrán una oportunidad de conocer la rosa del desierto este viernes 31 de agosto, el sábado 1 y el domingo 2 de septiembre, en la tercera versión de la exhibición de esta especie, a realizarse en el Jardín Botánico de Santa Cruz de la Sierra, ubicado en el km 10 de la carretera a Cotoca.

Darío Melgar, director del Jardín Botánico, informó de que la muestra se abrirá al público desde las 10:00 del viernes. Sábado y domingo la atención también será por mañana y tarde. Las entradas costarán Bs 10 (adultos) y Bs 5 (menores y estudiantes).

En la exposición habrá unos 200 ejemplares de diversos tamaños, cuyos cultivadores, en su mayoría, tailandeses y taiwaneses residentes en Santa Cruz, explicarán al público sobre cómo mantener estos coquetos arbustos, que muy bien pueden adornar su jardín.

En la muestra se venderán plantines desde Bs 50. Ye Chen Chung, experto en plantas y en el cultivo de bonsái, informó de que la rosa del desierto es un arbusto muy resistente y se desarrolla en un clima adverso y a pleno sol. Por el contrario, no tolera temperaturas de 10 grados centígrados para abajo y requiere de poco riego para sobrevivir.

No soporta el exceso de humedad. La principal característica de la Adenium es su tallo abultado, a cuya causa los botánicos la denominaron obesum, pues su tronco almacena agua como reserva para dosificarla en el duro ambiente desértico en el que crece. Según Chung, puede crecer hasta unos 60 cm de altura en una maceta y en campo abierto hasta el metro y medio de altura.

Comentarios