Escucha esta nota aquí

El 23 de octubre, Netflix estrenó Gambito de dama, serie de siete capítulos, protagonizada por Anya Taylor-Joy, que no solo se ha convertido en la más vista en el mundo, sino también ha provocado un gran interés entre la gente joven para practicar ese deporte y ha conseguido revolucionar las ventas de juegos en línea y físicos.

La historia, basada en la novela The Queen’s Gambit (1983), de Walter Tevis, narra la vida de Beth Harmond, una niña que descubre el ajedrez en el orfanato en el que vive a finales de la década de los 50. Poco a poco, encuentra que tiene un talento innato para este deporte, llegando a alcanzar una gran popularidad en un mundo puramente masculino. Todo ello en una época en la que, además, el ajedrez era toda una metáfora de las tensiones políticas entre Estados Unidos y la Unión Soviética.

Gambito de dama es una de las aperturas para empezar una partida de ajedrez, y consiste en sacrificar uno o varios peones para dejar avanzar a la reina o para atraer al rival.

La serie de Netflix contó con un asesor de élite: Garri Kaspárov, el excampeón del mundo, que en 1996 enfrentó una serie de partidas contra una computadora especialmente diseñada para el juego, la Deep Blue.

“El ajedrez está creciendo en todo el mundo, pero creo que esta serie hará un gran trabajo promocionándola aún más y espero ahora un boom, porque ayuda a refutar la imagen del ajedrez como algo que podría convertirte en un ‘friki’, o que puede volverte loco”, apuntó el gran maestro ruso en una entrevista a CNN.

Interés

“La comunidad del ajedrez se enamoró de la serie porque retrata con éxito diferentes aspectos del ajedrez en toda su riqueza”, señaló también uno de los portavoces de la Federación Internacional de Ajedrez a CNN.

La página web de compra-venta eBay registró, en los primeros 10 días desde que se estrenó la serie, un crecimiento del 273% en las búsquedas relacionadas con productos de ajedrez.

En Bolivia, Johnny Cueto, primer Maestro Internacional de Bolivia de ajedrez, quedó fascinado con Gambito de dama. El cruceño considera acertada la forma en cómo la historia muestra la personalidad de la protagonista y la combina con la pasión que nace en ella por el ajedrez.

“La serie está dirigida a todo el público, pero, especialmente, a esa mujer que logra desempeñarse y abrirse camino con éxito en espacios en los que siempre ha encontrado muchos obstáculos, en un mundo complicado”, menciona Cueto.

“Yo me he sentido identificado con varios pasajes de la serie, por ejemplo, cuando el personaje se imagina el tablero en el techo. A muchos nos ha pasado eso; uno viaja con el tablero en la mente, incluso, porque no puede soportar el hecho de perder”, agrega.

Beneficios

Cueto considera que, para destacar en alguna disciplina, es necesario trabajar de manera combinada nuestras habilidades. El ajedrez, en ese sentido, se constituye en un gran apoyo para la mente, porque desarrolla el razonamiento.

“Siempre he tratado de inculcar que el deporte es vital y es importante combinar la actividad mental y física, eso lo aprendí en el mismo ajedrez, porque, para llegar a ser maestro, es imposible lograrlo solo con el estilo de jugar o con la táctica”, puntualiza.

De la misma forma opina Javier Monroy Carrizo, presidente de la Asociación Departamental de Ajedrez de Santa Cruz (Adasc). “El ajedrez es muy beneficioso en muchos sentidos, la mayoría de los ajedrecistas son buenos estudiantes, que se desempeñan muy bien, no solo en el colegio, sino en cualquier actividad que requiera de su capacidad mental. El ajedrez es la gimnasia de la mente”, reflexiona.








1. Institución. La Asociación Departamental de Ajedrez de Santa Cruz fue creada el 20 de julio de 1945

2. Serie. Elizabeth Harmond, interpretada por una brillante Anya Taylor-Joy, consigue llegar a lo más alto de las competiciones de ajedrez en los años 50 y 60.

3. Orgulloso. Javier Monroy, presidente de la Asociación Departamental de Ajedrez de Santa Cruz, junto con la campeona nacional sub-18 Jhoana Velarde.

4. Histórico. En 1996, el ruso Garri Kaspárov jugó contra la supercomputadora Deep Blue. El campeón del mundo fue vencido.

5. Promesas. Medallero del Campeonato Nacional de Ajedrez Online categorías menores.

Nivel

El ajedrez se encuentra entre los deportes que más logros ha dado a Bolivia. El nivel de esta disciplina en el país ha crecido en los últimos años con campeones panamericanos y sudamericanos en diversas categorías.

Una de las últimas buenas representaciones es la de la tarijeña Nicole Mollo, que se convirtió en la única ajedrecista boliviana en avanzar a la fase final del Mundial Infanto Juvenil Online y en 2019 finalizó en el puesto 14 en el Mundial de China.

La pandemia obligó a organizar los torneos de forma virtual y en Bolivia no fue la excepción. Desde el mismo mes de marzo se llevó a cabo el primer campeonato en línea. Los ajedrecistas recurrieron a la tecnología para celebrar un certamen que contó con la participación de 250 deportistas de los nueve departamentos.

En Santa Cruz, la Adasc viene realizando una serie de torneos online en los últimos meses, que han permitido mostrar la capacidad de los competidores para adaptarse a los cambios.

Monroy ha sido testigo de la evolución y la madurez de los jugadores desde niños hasta adultos. “Hay niños que, a partir de los 12 años, empiezan a cosechar los frutos de su trabajo, varios han sido campeones. No es sencillo, no se trata de salir campeón tras que se empieza a jugar. Requiere de tiempo, esfuerzo y perseverancia para alcanzar los diversos logros”, asegura.

Su hija es Nataly Monroy, campeona panamericana de ajedrez, que ganó seis medallas de oro y es una de las tres Maestras Internacionales mujeres del país. Actualmente está abocada a sus estudios en la universidad, pero asegura que cuando se gradúe volverá a competir, pues quiere llegar a ser Gran Maestra Internacional.

Otro nombre destacado de esta disciplina en el país es Daniel Gemy, que desde 2012 es el segundo Maestro Internacional de Bolivia cuando ganó un Panamericano Sub-20 en Brasil, a los 19 años.

De las más recientes consagraciones, Javier Monroy menciona la de Jhoana Velarde, que, a sus 13 años, salió campeona nacional en la categoría Sub-18.

Marcelina Alarcón, madre de Jhoana, no esconde el orgullo que siente por su hija y asegura que los logros que ha obtenido son fruto de la perseverancia y las ansias de triunfar de la adolescente.

“En casa la apoyamos porque entendemos que se trata de una disciplina que ayuda al desarrollo mental de los niños. Además, está comprobado que es un gran apoyo en el aprendizaje de algunas materias, es una sana distracción”, expresa Alarcón.

Cueto, por su parte, aprovecha para recordar a las autoridades que en Bolivia han sido muchos los deportistas que han conseguido triunfos internacionales pero el apoyo ha sido ínfimo, “al punto que todos hemos tenido que costearnos los pasajes para viajar y participar”. “El apoyo económico es triste para el deporte en general en Bolivia, excepto para el fútbol”, finaliza.

PUNTO DE VISTA

"Gambito de dama, sacrificar para ganar"

Roberto Marcelo Vera/Publicista

Cuenta la leyenda que ni los más optimistas ejecutivos de Netflix se esperaban el éxito de Gambito de Dama. Resulta poco menos que extraña esa afirmación ya que en los últimos años las series protagonizadas por mujeres han dominado la escena de la industria de la TV por streaming (sólo por poner un par de ejemplos recomiendo ver las dos últimas temporadas de Juego de Tronos o todas las temporadas de La Corona).

Gambito de Dama ha conquistado la preferencia global posicionándose como el producto favorito de la plataforma en muchos países en este irregular 2020. La serie en cuestión está estructurada en 7 episodios de 50 minutos a cargo de Scott Frank (Guionista nominado al Óscar por Logan) y el británico Alan Scott.

Ambientada en las décadas de los 50 y 60, Gambito de Dama se centra en el personaje ficticio de Beth Harmon (Anya Taylor-Joy), una niña prodigio que descubre el ajedrez en un orfanato de Kentucky gracias a su conserje/mentor William Shaibel (Bill Camp). A pesar de sus adicciones al alcohol y los tranquilizantes, Beth juega y entrena obsesivamente, ascendiendo en la clasificación hasta que se enfrenta a los mejores del mundo (generalmente hombres, ya que en esa época este deporte, como muchos otros, estaba “reservado” para el género masculino).

Anya Taylor-Joy/Beth Harmon es toda una presencia en la pantalla, poniéndose sobre sus hombros casi la totalidad de la carga actoral de la serie y saliendo indemne de la tarea. Taylor-Joy ya dió muestras de su talento en films como La Bruja (The witch, 2015) o las cintas de M. Night Shyamalan Fragmentado y Split. Taylor-Joy y su poderosa expresividad nos recuerda a actrices de la época dorada del cine como Judy Garland o Audrey Hepburn.

Destacan además en el elenco Mariel Heller como la madre adoptiva de Beth, Harry Melling y Thomas Brodie-Sangster como competidores de Beth que a lo largo de la trama se transforman en sus amigos.

El éxito de Gambito de Dama también tiene que ver con su material original, la novela de Walter Tevis, escritor cuyas obras no le son indiferentes al cine: “El color del dinero”, dirigida por Martin Scorsese y “El hombre que cayó en la tierra” (entrañable actuación de David Bowie), son adaptaciones previas de sus novelas.

El libro y la serie toman prestado su nombre de una apertura de ajedrez en vigencia desde el siglo XV, en la cual generalmente se sacrifica un peón para obtener una ventaja posicional en el juego. Para lograr escenas tan precisas y detalladas de las partidas de ajedrez la producción contó entre otros asesores con el ex campeón mundial Gary Kasparov

La serie es entretenida y mantiene el interés del espectador a lo largo de sus siete episodios. Me parece que entre lo más destacable de ella se encuentra: un diseño de vestuario orgánico y que va evolucionando junto al personaje de Beth, música adecuada con un toque de nostalgia, una buena fotografía, y mucho rigor en la puesta de escena en general gracias a un destacable cuidado por retratar el mundo del ajedrez en los años 50.

Si algo se le puede observar a Gambito de Dama es un par de situaciones: Se podría haber desarrollado un poco más el personaje de William Shaibel y se podría haber eliminado un par de escenas poco creibles en el capítulo final.

Finalmente, Gambito de Dama tiene unos números que impactan: Ha sido vista por 62 millones de espectadores. De los 193 países en los que Netflix está disponible ha sido la serie número uno en 63. Más allá de las pantallas ha conseguido reactivar las ventas de la novela, despertar el interés mundial por el ajedrez y convertir la búsqueda “Cómo se juega al ajedrez” en tendencia en Google. ¡Jaque Mate!

Comentarios