Escucha esta nota aquí

Maravillas naturales, parques temáticos y clima templado es lo que se encuentra en Gramado, el municipio brasileño ubicado en el estado de Rio Grande do Sul y conocido como ‘la pequeña Suiza’.

Ubicada en la sierra Gaucha, Gramado es una ciudad pequeña con apenas 32.273 habitantes, según el censo de 2010. Allí, además de los atractivos turísticos, se realiza cada agosto el Festival de Cine de Gramado, que reúne a la comunidad cinéfila de la región y se ha convertido en uno de los festivales más grandes de Sudamérica.

Quien llega a Gramado puede disfrutar de su arquitectura de estilo alpino, traída por los inmigrantes italianos y alemanes que se establecieron a inicios de 1900. Cuando se fundó, en 1870, era un villorio de tránsito para los arrieros.

Aunque a Gramado se la puede visitar en cualquier época, las estaciones preferidas son el verano por los enormes campos de hortensias, que crecen incluso a orillas de las carreteras, y en otoño por la fiesta de Pascua, cuando se celebra el Festival del Chocolate, con desfile y artesanías de chocolate.

La hortensia es la flor típica de la ciudad y verla a orillas del Lago Negro adquiere un gusto diferente. Este paraje artificial, los turistas pueden disfrutar de pequeñas lanchas a pedal y un frondoso bosque de álamos y cipreses, que fueron plantados para reforestar la zona.

Para conocer los alrededores están los diferentes parques y cascadas, algunas líneas de teleféricos brindan una vista privilegiada de la exuberante naturaleza.

En invierno, la zona es visitada por los amantes de la nieve y la Navidad es celebrada por sus habitantes en la Fiesta de la Luz.

Arquitectura y gastronomía europea. Las casas y hoteles fueron construidas con estilo alpino, que también se puede apreciar en los restaurantes y bares.

Desfile y festival pascual. Los personajes de Pascua protagonizan una farándula
que toma las calles de la ciudad. Todo es complementado con un festival donde los chocolates son el aperitivo.


Comentarios