Escucha esta nota aquí

Gran parte del mundo se conecta a través de redes sociales y aplicaciones informáticas en la actualidad, la misma parte que está sufriendo el embate de la pandemia del Covid-19, con más de siete millones de contagios y medio millón de muertos.

La situación ha obligado a la mayoría de los gobiernos a dictar cuarentenas para los ciudadanos. El confinamiento ha generado un aumento considerable del uso de las redes sociales y apps de todo tipo, las cuales han servido para comunicarse, entretenerse, informarse, trabajar y aprender.

En la época de precuarentena, Facebook, WhatsApp, Instagram y Twitter se encontraban entre las más populares. La nueva realidad ha traído también novedades en cuanto a nombres, usos y costumbres en esta área. Por el momento, TikTok lleva la delantera en la popularidad, especialmente entre los adolescentes y jóvenes, que se adaptan con más facilidad a toda innovación tecnológica.




Fenómeno

TikTok es una aplicación para medios digitales, que permite a los usuarios crear videos musicales cortos de tres a 15 segundos y largos de 30 a 60 segundos.

“La publicidad no se muestra de manera tan directa. El uso de etiquetas y de tendencias hace más fácil que un usuario nuevo pueda encontrar contenido que miles de cientos de personas comparten” explica Karen Heredia, community manager y experta en Social Media, acerca de las ventajas de TikTok. 

“Es de entretenimiento, sin posturas políticas, tan evidentes como en otras redes sociales o comunidades. Además, es fácil de utilizar, incluso, uno se encuentra con clases de etiqueta con toques de humor. Hay contenido para todos”, agrega Heredia, que considera que el uso de canciones en los videos hace el contenido de la app atractivo y fácil de consumir.

Con más de 500 millones de usuarios a escala global, antes era conocida como Musical.ly, una plataforma de videos que en noviembre de 2017 compró la empresa china ByteDance. La influencia de TikTok comenzó con el tiempo y hoy se posiciona como la favorita entre la juventud.

Charli D’Amelio es una bailarina estadounidense de 16 años, que se ha convertido en la ‘tiktoker’ con más seguidores en el mundo. Actualmente, la siguen más de 50 millones de personas. A pesar de que ya contaba con un número de visualizaciones bastante elevado, su cuenta explotó cuando publicó un video junto a la tiktoker @Move_Whith_Joy. Con ese post ganó 19 millones de nuevos seguidores.

Su característica de medio de entretenimiento, hace del humor en TikTok uno de los elementos esenciales de la plataforma. Bien lo saben los tiktokers latinoamericanos, que han hecho populares varios videos.

En Bolivia también han ganado popularidad algunos usuarios, como Leonel Franzzese, el presentador de televisión, que comenzó con breves videos en los que bailaba, hacía bromas e imitaciones en su casa. Logró la diferencia cuando animó a Luisa Carrillo, la trabajadora de su hogar, a producir videos a dúo, como una forma de pasar la cuarentena. En poco tiempo llegaron a 400.000 seguidores y luego a 900.000.


Charli D’Amelio, bailarina estadounidense de 16 años, es la ‘tiktoker’ con más seguidores en el mundo


Hábito y contexto

El consumo de servicios y aplicaciones ha cambiado en tiempos de cuarentena. Y en la necesidad está la variedad, pues existen apps para todos los gustos y públicos. Sin embargo, algunas han adquirido una particular importancia debido al momento que se vive.

La emergencia sanitaria obligó a suspender las actividades en colegios y universidades, entonces, los servicios de videoconferencia que permiten reunirse en grupo de forma online se convirtieron en las herramientas principales para pasar clases virtuales. Zoom, Classroom y Google Meet son algunas de ellas.

Karen Heredia asegura que Zoom encabeza el ranking de los cinco sitios más visitados de Bolivia. Dentro de las aplicaciones más usadas también se encuentran Pedidos Ya (servicios de entrega a domicilio), Tigo Money (transacciones monetarias digitales), Spotify (plataforma de reproducción musical vía streaming) y Camscanner (aplicación móvil que permite utilizar dispositivos como escáneres de imágenes).

Según un informe de la Autoridad de Regulación y Fiscalización de Telecomunicaciones y Transporte (ATT), durante los dos primeros meses de la cuarentena, la aplicación que generó más tráfico por Internet fue Facebook con el 47%, seguido de Youtube, WhatsApp y TikTok.

Heredia asegura que Zoom se diferencia del resto de apps de videollamadas porque es fácil de utilizar y porque ofrece un número de participantes superior a muchas herramientas conocidas, como WhatsApp y Messenger.

“La versión gratuita ofreció muchas opciones, que sus competencias más directas no lo hacían en el momento clave, cuando empezó la pandemia. La simplicidad y rapidez de Zoom para organizar reuniones es uno de sus puntos fuertes. Por otro lado, no ha sido la única en crecer, varias herramientas para su uso en el teletrabajo han aumentado su valor en la bolsa”, añade Heredia.

La empresaria y gestora social y cultural Annelise Arrázola utiliza Zoom desde hace tres años para trabajar (organiza webinars, entre otras tareas), además, se ha familiarizado con Classroom, desde que comenzaron las clases en línea de su hijo en el colegio.

“Tenía Zoom con membresía antes de la cuarentena. En ese entonces, muchos pensaban que la medida iba a ser corta y me pedían que les preste. Finalmente, todo el mundo se terminó poniendo membresía por necesidad”, explica Arrázola, que también menciona a Facebook, Twitter e Instagram entre las redes que más frecuenta.

Asimismo, comenta que una de las plataformas que más consume su hijo es Netflix. “Por el trabajo he tenido poco tiempo de ver Netflix en la cuarentena. Es muy demandante trabajar en casa, hacer homeschooling y los quehaceres del hogar, aunque haya división de tareas. El tiempo no alcanza, es agotador”, expresa.

Annelise afirma que la gente necesita relacionarse de alguna manera para hacer llevadero el encierro, por eso experimenta con estas tecnologías y se queda con la que más se adapta a sus necesidades y hábitos.

“Mucha gente que no usaba las plataformas de sus bancos terminó aprendiendo. Por necesidad. Ha sido un proceso de digitalización ciudadana obligatorio”, acota.

El comunicador Rodrigo Tejerina no cambia Twitter por nada. “Creo que más por estar bien informado y porque los usuarios, a mi parecer, son un poco más comprometidos con la veracidad y seriedad de lo que comparten. Además, el tono en esa red es muy distinto al de Facebook o Instagram, más de humor negro y sarcasmo y eso me gusta”, explica.

Susy Diab usa mucho Instagram, pero, durante el periodo de confinamiento, se ha enganchado con Headspace, una plataforma digital que provee recursos en línea de meditación guiada. “Me ayudó mucho a poder pasar sin problemas esta cuarentena”, señala la actriz paceña.

Diab coincide con los que ven los beneficios de TikTok como una herramienta lúdica, mientras que Tejerina valora de la app que permite explotar la creatividad y las cosas que uno disfruta. “Siempre va a ser más fácil escribir lo que piensas, pero plasmarlo en un video de pocos segundos, es un reto”, asegura.

La red social que más utiliza Éricka Suárez es Instagram, básicamente, para uso comercial y personal. Solo ingresa a Facebook para ver noticias y anuncios, mientras que Zoom le sirve para reuniones o webinars. No ha sentido curiosidad por conocer alguna nueva.

“En Instagram es más fácil hacer filtro a la información, según los perfiles que uno sigue. Trato de seguir a los que me enriquecen desde lo visual. Luego, si me interesa informarme más sobre alguna publicación o marca, voy a su página web o página de Facebook para buscar más datos”, menciona la diseñadora de ropa.



Leonel Franzzese y Luisa Carrillo producen videos a dúo


Oficios

A Marcelo Vera, la cuarentena lo dejó con los crespos hechos, porque tenía previsto poner en marcha un proyecto de streaming para hacer radio online. Sin embargo, la contrariedad lo llevó a probar diversas aplicaciones de video digital. Una que le pareció interesante es Clipchamp (plataforma que brinda tecnología, soluciones y diseños en línea gratuitos) y ahora está trabajando con ella.

El publicista resalta que el campo que ha ganado Zoom entre los diferentes públicos ha motivado a otras aplicaciones más populares, como Whatsapp y Facebook a que se sumen al desafío y ofrezcan llamadas múltiples con más de 50 personas.

Al respecto, también destaca la de Messenger. “Es genial, porque te permite jugar con filtros, fondos y te da un entorno muy amigable y muy dinámico”, asegura.

Vera también ha estado conectado en Facebook a través de un espacio que llamó Letra&Música, cuya finalidad es publicar relatos literarios vinculados con la letra de una canción y con la temática de la cuarentena. Lleva publicados más de una veintena.

El confinamiento y la crisis han demostrado que existe una nueva etapa en la madurez digital en la sociedad, con la inclusión de empresas, instituciones y usuarios de todas las edades.

Karen Heredia calcula que los portales de educación tendrán mayor consumo en el país y que las empresas de capacitación en uso de herramientas digitales serán de mayor interés para los bolivianos.

“Definitivamente, la coyuntura hará que consumamos mayor cantidad de datos y que nos conectemos no sólo para consumir contenido de entretenimiento, sino también a nivel educativo y profesional”, concluye.