Escucha esta nota aquí

Los ciudadanos de la Unión Europea (UE) cuentan desde el 25 de mayo con nuevas reglas para proteger mejor sus datos personales y que ya generaron las primeras demandas contra Facebook y Google, acusados de haberlas violado.

 El Reglamento General de Protección de Datos prevé derechos reforzados para los internautas y sanciones sin precedentes contra las empresas en caso de abusos, en un contexto marcado por el escándalo mundial que implicó la popular red social, dirigida por Mark Zuckerberg.

La avalancha de correos electrónicos pidiendo si aceptan las nuevas condiciones de uso de Twitter, Google, AirBnB y otras webs comerciales son el primer efecto visible de la nueva normativa, a la que los europeos esperan dar un alcance mundial.
La ley impone a todas las empresas, estén o no en internet, pedir un “consentimiento explícito y positivo” para usar datos personales recabados o tratados en la UE. Otorga también a los ciudadanos el “derecho a saber” si sus datos han sido pirateados, como durante la fuga masiva que
sufrió la empresa Uber en 2016.

El New Yort Time explica sobre estos cambios y empieza por recomendar que no hay que borrar de inmediato el diluvio de correos electrónicos y alertas de empresas en los que se te informa sobre los cambios en sus políticas de privacidad, porque podrían contener información importante sobre el manejo de tu privacidad digital en una época en la que se volvió evidente que nuestros datos en línea no están seguros.

Todos esos mensajes sobre la privacidad aparecen por la ley que entró en vigor  en toda la Unión Europea. La ley ha sido proclamada como la protectora más fuerte de los derechos de privacidad digital en el mundo. Y, aunque se diseñó para los europeos, la naturaleza sin fronteras del mundo en línea ha obligado a casi todas las entidades comerciales con presencia en internet a realizar cambios en sus sitios y aplicaciones para acatar las reglas.

La ley se centra en dos principios fundamentales. El primero es que las empresas necesitan tu consentimiento para recabar tus datos. El segundo es que solo te deben pedir los datos que sean necesarios para que sus servicios funcionen.
Si las empresas no cumplen las nuevas reglas, enfrentarán multas de hasta el cuatro por ciento de sus ingresos a escala mundial.

Así que para asegurarte de que la nueva ley te beneficie, te servirá examinar las renovaciones a las políticas de privacidad y ver tus consentimientos y tómate un tiempo para husmear en tus configuraciones de privacidad, con el objetivo de ver si hay nuevas restricciones que puedas poner al acceso a tus datos. 

Una parte importante de la nueva ley es que insta a las empresas a ofrecer mecanismos para que puedas quitar tus datos y llevarlos a un nuevo servicio. Google, Facebook y Twitter ofrecen la capacidad de descargar tu propia información; desde antes de que la ley entrara en vigor ya habían sido expandidas algunas de estas facultades.

La nueva ley de datos insta a las empresas a ofrecer medios para que los usuarios europeos puedan borrar de forma permanente sus cuentas y todos sus datos. Las empresas podrían escoger no ofrecer la misma opción para la gente fuera de Europa, pero vale la pena intentarlo.

Ya no alcanzará con declaraciones del tipo “la empresa toma muy seriamente la protección de los datos y la privacidad de los usuarios", ni serán válidas las distinciones entre letra grande y letra chica, ni será posible obligar a las personas a que acepten para poder abrir una cuenta en una app, ni serán legales las casillas prechequeadas para recibir publicidad ni el consentimiento tácito a las comunicaciones comerciales ni las cesiones de datos.

Varios medios de EEUU restringen acceso a europeos; director uit aboga por pacto internacional 

Varios medios estadounidenses bloquearon el acceso a lectores europeos tras la entrada en vigor
completa del nuevo Reglamento General de Protección de Datos, por el que se busca dar al usuario una participación activa sobre quién tiene o qué hace con sus datos.

La legislación, que entró en vigor este viernes, ha restringido la entrada de los usuarios de Europa a numerosos medios del país estadounidense, incluyendo Los Angeles Times, el The Chicago Tribune y el The New York Daily News.

Otros medios de EEUU, como el The Washington Post o Time, optaron por la vía de pedir el consentimiento de los propios lectores para usar sus datos, tal como se había hecho hasta la entrada  de la reglamentación.

El secretario general de la Unión Internacional para las Telecomunicaciones (UIT), Houlin Zhao, abogó ayer por crear un pacto internacional que regule el ciberespacio en materia de seguridad y privacidad “después de décadas de debate” para que los usuarios se sientan más seguros./ EFE.

Tags

Comentarios