Escucha esta nota aquí

Ayer la ciudad vivió una jornada muy ajetreada y el clima ayudó para que los festejos y agasajos a las madres en su día se vivieran plenamente. Desde primeras horas de la mañana las salteñerías fueron abarrotadas por familias enteras para empezar el festejo del 27 de mayo, luego los restaurantes y los parques autonómicos de los distintos distritos de la ciudad cobijaron a otros grupos, unos para servirse platos especiales y otros para hacer un churrasquito para compartir con el ser más amado.

Los afortunados que tienen a su progenitora con vida dieron rienda suelta a los adulos; mientras que otros fueron a dejar flores y velas a los distintos cementerios, que lucieron tan arreglados y casi con el mismo movimiento del Día de Difuntos. 

También hubo madres que trabajaron sin descanso en su día, ellas son comerciantes, preparan comidas para la fecha o se desempeñan en centros de salud como médicas o enfermeras.

El comercio

El Día de la Madre es considerado 'otra Navidad' para los comerciantes de artículos y productos para la reina de la casa. Esta fecha mueve el comercio desde los vendedores ambulantes de  flores, globos y tarjetas apostados en los semáforos, hasta los comercios y ferias,  que se mantuvieron abiertos durante media jornada. 

EL DEBER hizo un recorrido por diferentes espacios de la ciudad para graficar cómo se festejó el Día de la Madre.

Tags

Comentarios