Escucha esta nota aquí

Nature/Sinc/Fayer

Los monos superan a los humanos cuan­do se trata de flexibi­lidad cognitiva. Si se da el caso de explorar opciones más eficien­tes para solucionar un conflicto, los monos están más dispuestos y tienen más flexibilidad cogni­tiva que los humanos, según un nuevo estudio. 

La doctora Julia Watzek, del Departamento de Psicología de la Universidad del Estado de Geor­gia, encabezó el estudio, en el que pusieron a prueba a un grupo de 60 estudiantes universitarios (50 mujeres, 10 hombres) frente a siete macacos rhesus y 22 monos capuchinos. 

Durante el estudio, los par­ticipantes fueron entrenados para seleccionar tres íconos en secuencia. Completaron 96 ensa­yos de referencia y 96 de prueba, donde además podían tomar un ‘atajo’ al seleccionar de inmedia­to el ícono final.

 Los resultados, publicados en Nature, demostraron que “los macacos rhesus y los monos ca­puchinos tomaron el atajo signi­ficativamente más a menudo que los  humanos”. Los estudiantes lo hicieron más tarde que los monos. 

Los investigadores sugieren que “estas diferencias de espe­cies surgen de diferencias en la codificación de reglas y en la eficiencia relativa de explotar una estrategia familiar, versus explorar alternativas”.

Humanos limitados

La flexibilidad cognitiva es con­siderada por los científicos como “crucial para la supervivencia” y puede estar relacionada “con factores como la filogenia, la ecología de la alimentación o la estructura social”. 

Por ello, creen que los resulta­dos resaltan que “la flexibilidad cognitiva es un acto de equilibrio entre la explotación y la explora­ción”. 

Explica que si las estrate­gias para solucionar un problema están muy arraigadas, se ignora la información nueva, lo que podría llevar a la persona a tomar deci­siones erradas. Pero también, si estas estrate­gias son demasiado susceptibles a nuevos aportes podrían ser re­emplazadas fácilmente.

Como ejemplo, los investiga­dores aluden a los riesgos que corren los expertos al confiar en procedimientos aprendidos en situaciones familiares. Por lo que recomiendan: “Para que po­damos tomar buenas decisiones es importante identificar las con­diciones en las que no buscamos o adoptamos nuevas estrategias”.

 Gen humano

 En abril, un equipo de investiga­dores de China agregó genes del cerebro humano en los genomas de un grupo de 11 macacos rhe­sus, lo que ocasionó cuestiona­mientos éticos. 

Según los hallazgos del equipo, los monos transgénicos obtu­vieron mejores resultados en las pruebas de memoria y en los ensayos de tiempo de reacción, en comparación con el grupo no editado por genes. Lo hicieron para investigar la evolución de la cognición humana.