Escucha esta nota aquí

_¿Qué área de la historia de Santa Cruz todavía hace falta investigar?
La historia de Santa Cruz aún está por hacerse. Nos gustaría que más gente la estudie, que los jóvenes se interesen más en la investigación y puedan ayudarnos, porque el trabajo es monstruoso. Aquí en el Museo de Historia tenemos los archivos históricos, la biblioteca histórica y fondos importantísimos que vienen desde la época colonial (1590), que son una fuente importante de gran parte de la historia cruceña. 

Se necesita investigación seria y profunda y no solo en historia, también en arqueología, antropología, cultura y otras áreas del conocimiento que nosotros como institución no abarcamos, pero como museo nos interesa promover jóvenes investigadores. Porque se habla mucho de Santa Cruz, pero los trabajos básicamente son diagnósticos y no investigaciones. Todo eso nos interesa y tratamos de promoverlo, darle un espacio y publicarlos. Como es el caso de la colección Biblioteca del Museo de Historia, un proyecto que se hizo justamente con el intento de publicar y volver a editar textos importantes no solo de nuestra historia, sino también de la arqueología, de etnohistoria, la antropología y la cultura.

_Siendo Santa Cruz la cuna de grandes historiadores, ¿no es contradictorio que no haya una carrera de Historia?
Es una gran carencia. Es un problema serio y es por eso que nosotros como museo hemos tratado de paliar esa ausencia a través del máster en Estudios cruceños que impartimos, porque hay que conocer nuestra historia. Por ejemplo, uno le habla a un joven acerca de Blanca Cattera de Herrera y no sabe que fue la primera mujer directora de un periódico en Santa Cruz, novelista y ganadora de muchos premios. Es necesario conocer el pasado.

A mí a veces me da la impresión de que mucha gente piensa que todo empieza en el presente. No se dan cuenta de que la información que ahora tenemos es una sumatoria de gente que estuvo antes que nosotros trabajando, porque este archivo de historia que tenemos es gracias a gente como Hernando Sanabria, Aquiles Gómez, Enrique Finott, Julia Gutiérrez y otros que recolectaron un sinnúmero de folletos y documentos. 

Tenemos una riqueza impresionante de folletos que son desconocidos en otros lados y una hemeroteca con periódicos desde 1864. Entonces, el poder tener eso no es producto del presente, si no de la gente que estuvo antes de nosotros trabajando, recolectando y dejándonos ese legado. Nosotros solo lo armamos y lo hacemos más disponibles.

_Días atrás cuando la Cámara Departamental del Libro de Santa Cruz le daba su máximo galardón usted enfatizaba acerca de la dificultad que existe para convencer a las autoridades acerca de la importancia de la investigación y la documentación. ¿Por qué cuesta tanto?
En esa ocasión dije que era orgullosa de ser una empleada pública. A veces los funcionarios públicos somos considerados perezosos o se habla de “la invencible pereza colectiva de los funcionarios públicos”, pero es difícil trabajar con un presupuesto mínimo y tener que enfrentar una sociedad que le da más valor a otras cosas. Entonces, con pocos recursos, cuesta además convencer a las autoridades de que es importante investigar, de que es importante guardar los documentos, comprar los periódicos, empastarlos y tenerlos disponibles. No para hoy, si no para que dentro de 200 años las próximas generaciones puedan revisar y saber qué pasó. Gracias a eso hoy podemos ver el primer ejemplar de 1864 del periódico Estrella del Oriente o podemos mostrar los libros de los primeros graduados de la universidad. Por eso, creo que no basta solo con formar personas, que es importante, también es fundamental que se genere conocimiento.

_¿Cuál es la situación del Museo de Historia en la actualidad?
Somos dependientes de la Universidad Gabriel René Moreno. Nuestro presupuesto no llegaba a Bs 20.000 antes de la pandemia, luego bajó y con eso tenemos que hacerlo funcionar. Mantenerlo en la medida que sea y sobre todo proteger nuestro patrimonio, porque el museo tiene todo el patrimonio histórico documental. Tenemos un patrimonio arqueológico importantísimo; somos depositarios de prácticamente todo lo que se descubre en el departamento. Tenemos un patrimonio artístico, bibliográfico y etnográfico también, porque hay mucha gente que dona documentos e imágenes, porque también tenemos un archivo de la imagen. Nuestro presupuesto es bajo, nos gustaría tener más personal, pero el que tenemos es comprometido y eso es lo que importa.

_¿Cuáles son las urgencias del Museo de Historia?
La restauración del edificio es algo urgente en términos de infraestructura y mientras no esté restaurado no podemos hacer cambios importantes en nuestras exposiciones.

_Hubo gente que cuestionó que en el Museo de Historia se realicen matrimonios
Fueron quejas infundadas, porque como directora de este museo, si una persona quiere casarse, considero que es porque lo valora y finalmente es un espacio público. Los matrimonios se realizaban en el patio y nunca en ninguna sala donde hubiera una pieza arqueológica, un libro antiguo o un solo cuadro. Siempre se usó el patio. Nosotros nunca cobramos nada, pero los que se casaban siempre nos donaban materiales para el mantenimiento del museo, porque la universidad tiene gente para realizar los arreglos, pero el museo tiene escasos recursos para comprar materiales para reparaciones.

_¿Cuál cree es la manera de incentivar el interés por la investigación?
Hay que crearla la cultura de la investigación. Si bien Santa Cruz tiene algunos planes de investigación, no se la fomenta. Creo que la investigación se hace fundamentalmente en el posgrado, pero en otros países, además hay becas que las solventan y necesitamos gente que se dedique a investigar a tiempo completo. Ese es el tema, ser investigador a tiempo completo, pero nuestra realidad nos obliga a trabajar y estudiar al mismo tiempo.

Considero también que debería haber una responsabilidad empresarial para el financiamiento a la investigación. No hay un consejo o un programa en el que las empresas se comprometan a financiar las investigaciones. Probablemente en las áreas productivas existan muchas, pero es necesario que también se lo haga en el área de las ciencias sociales. Ojalá que el próximo gobierno departamental pueda pensar en un consejo departamental de investigaciones científicas. Lo mismo en cultura, porque si algo se ha destacado Santa cruz ha sido en sus emprendimientos culturales; mire los casos de Kiosko o Apac, solo por citar dos ejemplos.

Comentarios