Escucha esta nota aquí

Por más buenas intenciones, comer por demás en Navidad es algo casi inevitable. Las invitaciones abundan y la comida muy sazonada y los dulces navideños están a la orden del día. La Nochebuena ya pasó y urge estar con el organismo en buenas condiciones para enfrentar otro festejo: Año Nuevo. Aquí algunos consejos de la abuela producto de la sapiencia popular y de la experiencia propia para aprovechar: 

Evitar grasas, alcohol y azúcar refinada

1. Empezar con un desayuno que aporte energía para empezar el día. ¿Qué comer primero? En este caso evitar la bollería industrial (rollitos de queso, de canela, queques, galletas y las masitas típicas como las roscas, cuñapé, etc.). Elegir zumos naturales y no los que ya vienen preparados y envasados. Unas tostadas integrales terminarán de completar esta opción de desayuno inteligente, aportando fibra que será perfecta para ayudar a barrer lo que se quedó en el intestino grueso. 

2. Cociná los alimentos a la plancha, hervidos o al horno. Renunciá los fritos y a la comida ya preparada, pues solo aportará grasas saturadas a tu dieta.

3. Cená ligero, y a ser posible, apostá por tomar frutas con una alta proporción de agua, como la piña. Ayudará a depurar tu organismo mucho más rápido y su efecto saciante te calmará el hambre antes.

4. Elegí estos días a los productos desnatados e integrales, ya que los primeros aportarán a tu cuerpo un menor nivel de grasa, y los segundos, una dosis extra de fibra.

5. Deshacete de los dulces navideños que hayan quedado. Esa tableta de turrón a medias o la caja de chocolates en la que quedan dos será tu peor tentación, ¡fuera!.

6. Tomá dos litros de líquido al día, ya que te mantendrás hidratado de manera correcta y eliminarás toxinas de tu cuerpo.

7. Dormí todo lo que podás. Aprovechá para descansar entre siete y nueve horas al día y olvídate de quedarte frente al televisor hasta altas horas de la madrugada, ya que tu cuerpo te lo agradecerá: quemarás una mayor cantidad de calorías y grasa sin darte cuenta.

Además, no olvidés que lo más importante es moverse y hacer ejercicio.

Comentarios