Escucha esta nota aquí

El corazón roto o el corazón partido es una metáfora muy utilizada en poemas, canciones y en situaciones en las que se quiere describir un desengaño, decepción amorosa, noticia triste o trágica. Sin embargo, se puede decir que esa condición sí existe y provoca síntomas idénticos a los de un ataque cardíaco, como un intenso dolor de pecho, dificultad para respirar e incluso desmayo.

Los eventos estresantes repentinos, como la pérdida de un ser querido o de un trabajo, el rechazo o una ruptura amorosa pueden causar esta dolencia. Del mismo modo, el divorcio, la traición y la separación de los seres queridos son enumeradas por los especialistas como causas, a la par de la violencia física y la reacción a los desastres naturales. Según el Colegio Americano de Cardiología (ACC) “una sensación de fatalidad, peligro y desesperación a menudo acompañan a estos sucesos y contribuyen a que una persona sea afectada por lo que en medicina se conoce como síndrome del corazón roto.

Esta dolencia fue descrita por primera vez por cardiólogos japoneses en 1990, que la bautizaron como síndrome de Takotsubo, porque la forma que adquiere el corazón es similar a las vasijas de cerámica, que llevan ese nombre en Japón, y que eran utilizadas para atrapar pulpos.

“El síntoma es totalmente similar al de un infarto, con un dolor en el pecho muy intenso. Lo bueno es que esta condición es temporal y la persona se puede recuperar con un tratamiento adecuado y vuelve a su vida normal. A diferencia de aquella a la que sí le haya dado un infarto”, explica el cardiólogo Erick Hornez y agrega que si bien cualquier persona que experimente este tipo de estrés repentino es susceptible al síndrome del corazón roto, es más frecuente en mujeres “El 85% de los casos son mujeres, sobre todo posmenopáusicas que han tenido un estrés sobre todo emocional y repentino. Es por eso que se habla de que se le ‘rompió el corazón’. La causa es una liberación en exceso de adrenalina (que es una hormona y neurotransmisor que se libera principalmente en momentos de estrés, peligro y excitación) y esto daña temporalmente al corazón como si una arteria se hubiese cerrado, con lo que presenta los mismo síntomas de un infarto”, explica el especialista e indica que: “En hombres es muy raro que ocurra. Me ha tocado atender a dos casos y fueron personas que solo recibieron una mala noticia sin antecedentes coronarios y relativamente sanas”.

¿Cómo afecta al corazón?

El síndrome del corazón roto o de Takotsubo provoca un impacto en el corazón al hacer que el ventrículo izquierdo se debilite. Eso impide su capacidad para bombear sangre correctamente. El ventrículo izquierdo es responsable de bombear sangre con oxígeno a los tejidos de todo el cuerpo. Los espasmos también pueden ocurrir en las arterias coronarias.

Diagnóstico

Hay que tomar en cuenta que el dolor de pecho y la dificultad para respirar, también son síntomas de un ataque cardíaco y frente a la incertidumbre es importante que se diagnostique adecuadamente.

“Ante todo dolor de pecho importante hay que ir a una emergencia o al servicio médico más cercano, donde tengan la capacidad de hacer por lo menos un electrocardiograma. Si en el electrocardiograma hay señales y si los síntomas se presentan con dolor de pecho importante o irradiado a la mandíbula o a los brazos, sobre todo al izquierdo, y se acompaña con alteraciones del electrocardiograma hay que hacer estudios de sangre que se llaman encimas cardiacas y con eso determinar si hay un daño agudo del corazón” explica Hornez.

Luego de este primer paso el cardiólogo recomienda mandar al paciente a un centro de mayor complejidad donde tengan capacidad de hacer un cateterismo cardiaco, donde se va determinar si es un infarto común, por la obstrucción de una arteria coronaria o es un síndrome de corazón roto, en el que las arterias no están dañadas. Si es el segundo caso se recomienda internación por algunos días y medicación, que son los mismos procedimientos que se utilizan en un infarto común.

Entre un mes a tres meses después de la afección hay que hacer un nuevo estudio para ver si hay una recuperación total o hay partes del corazón que no se mueven, indica el especialista.

¿Puede volver a ocurrir?

Según datos de los especialista de Mayo Clinic de Estados Unidos , el síndrome del corazón roto algunas veces vuelve a ocurrir, aunque la mayoría de las personas no experimentan una segunda aparición. Muchos médicos recomiendan el tratamiento a largo plazo con betabloqueadores o medicamentos similares que bloquean los efectos potencialmente dañinos de las hormonas del estrés en el corazón. Reconocer y manejar el estrés en la vida también puede ayudar a prevenir el síndrome del corazón roto.

Lo que se ha comprobado es que puede predisponer a posteriores ataques cardiacos. “Si bien la mayoría de estas personas no tienen los riesgos comunes de las personas a las que les puede dar un infarto, como la presión alta, diabetes, colesterol y tabaquismo; deben cuidarse y seguir un tratamiento con un especialista”, recomienda Hornez.

 Una vez que la persona se ha recuperado, los médicos recomiendan como primera medida tratar de eliminar la fuente de estrés que pueda haber iniciado la afección . En caso de que no sea posible hay que buscar ayuda sicológica. “La persona que ha sufrido del síndrome del corazón roto no solo debe tomar los medicamentos recomendados, también debe mejorar su alimentación, hacer actividad física, evitar el cigarro, controlar la diabetes, el colesterol y la presión arterial. Son medidas similares a los pacientes que tuvieron un infarto”, indica Hornez y sobre todo aconseja que realicen una terapia conductual, guiados por un sicólogo para tratar de reforzar las conductas deseables. “Sobre todo porque la dolencia viene a raíz de un estrés máximo. Es seguro que la persona no estaba manejando bien el estrés y trabajar esas emociones serán importantes”, aconseja el especialista.