Escucha esta nota aquí

“Estos chicos son fucking (malditos) increíbles”, fue el calificativo insólito que utilizó el técnico del Liverpool, Jürgen Klopp para rendirse en elogios ante sus dirigidos que destrozaron por 4-0 al Barcelona, el miércoles en Anfield, para remontar el 0-3 que les dejó el partido de ida.

"Esto es increíble. No sé cómo lo hicieron. Cómo defendieron, cómo atacaron... (Mira su reloj). Son las 10 y 10 y ya los niños seguramente están dormidos... Estos chicos son fucking increíbles. No me importa si me multan, pero es la verdad", declaró el entrenador alemán que disputará su segunda final consecutiva de Champions League.

"A mis jugadores les dije que era imposible pero que por ser ellos teníamos una chance. No somos tan superiores al Barcelona, pero en el juego de ida no merecimos perder por tantos goles. Les dije que hicieran lo mismo aunque más, pero insisto: no sé cómo lo hemos hecho", cerró Klopp.

La implacable goleada de sigue dando de qué hablar en el mundo futbolístico por la hazaña inglesa.