Escucha esta nota aquí

En una temporada alterada por la pandemia, que obligó a suspender la Liga de Campeones durante más de cinco meses y que se decidió con un formato novedoso, partido único a partir de cuartos y todos los encuentros en una misma sede (Lisboa), el Bayern de Múnich fue el equipo que mejor supo adaptarse a las circunstancias para acabar conquistando su sexto título en la máxima competición europea de clubes.

Con una mezcla de experiencia (Neuer, Lewandowski, Müller, Boateng, Kimmich) y juventud (Davis, Gnabry, Goretzka, Coman, Süle), el Bayern arrasó en Europa, siendo el primer equipo que levanta la 'Orejona' tras ganar todos sus partidos (11), el último de ellos, la final, ante el París SG (1-0 con gol del francés Kingsley Coman).

Para el recuerdo quedará también la exhibición bávara en cuartos de final, cuando el Bayern infligió al Barcelona la mayor goleada en Europa del equipo azulgrana, un humillante 8-2 a Messi y sus compañeros.

El Bayern completó una de las mejores temporadas de su historia logrando el triplete (junto a la Bundesliga y la Copa Alemana)... que nadie hubiese podido adivinar cuando en noviembre fue despedido Niko Kovac por los malos resultados del equipo al inicio de la temporada, sobre todo en el campeonato germano, donde solo ganó cinco de sus primeros 10 enfrentamientos.

Su sustituto, Hansi Flick, se hizo cargo del banquillo de forma interina, pero cambió radicalmente al equipo hasta llevarlo a hacer historia.

Comentarios