Escucha esta nota aquí

El tenista australiano Nick Kyrgios volvió a ser protagonista de un desafortunado episodio durante el Torneo de Washington. El actual número 52 del ranking ATP logró superar al japonés Yoshihito Nishioka por 6-2 y 7-5 pero fue en uno de los recesos del partido en el que reaccionó violentamente contra el juez de silla.

Las cámaras enfocaron cuando el australiano estaba hidratándose, primero con una bebida energizante y posteriormente con agua. Al terminar de beber de la botella, expresó su malestar arrojándola contra la silla del umpire principal.

Luego de su exabrupto dio una absurda excusa cuando el juez lo reprendió. Ante la mirada penetrante del árbitro lo primero que se le ocurrió para excusarse fue: "Se me cayó de la mano".

"¿En mi silla?", le preguntó el juez. "Estaba intentando tomar y se me cayó de la mano", le replicó el tenista, que posteriormente se levantó del banco para seguir disputando el enfrentamiento.

Comentarios