Escucha esta nota aquí

Acorralado por las críticas, el ex luchador Conor McGregor rompió el silencio y pidió perdón al adulto mayor que le propinó un puñetazo por negarse a aceptar su whisky que le invitó en un bar en Dublín. El irlandés sostuvo que ese incidente es "como una daga en mi corazón".

"Traté de hacer las paces con él y las hice en ese momento. Pero eso no importa... debo asumir mi responsabilidad", explicó McGregor en la cadena ESPN.

“Me enfrentaré a lo que se me presente y asumiré lo que me ocurra. Me lo merezco. No me esconderé. Fue un comportamiento totalmente inaceptable para un hombre en mi posición", se sinceró.

McGregor finalizó mencionando que “Debo estar más tranquilo y mostrarme zen. Debo predicar con el ejemplo".

Comentarios