Escucha esta nota aquí

La selección boliviana cayó (5-0) en Brasil mostrando muy poco fútbol ante un rival que fue superior en todas las líneas. El equipo dirigido por César Farías no pudo tener el control de la pelota lo cual fue bien aprovechado por los locales.

Lo que se temía se dio en el estadio Neo Química Arena de San Pablo, donde la falta de ritmo le pasó factura a Bolivia. Con el campeonato de la División Profesional paralizado hace casi siete meses, los jugadores del equipo nacional llegaron sin ritmo de juego y no pudieron hacer frente a una selección brasileña que tiene a la mayoría de sus jugadores en competencia en Europa.

Si bien Bolivia se preparó más de un mes y medio en Santa Cruz y La Paz, no fue suficiente para hacer frente a una de las selecciones más poderosas del mundo, que tuvo Neymar, quien estuvo en duda para este partido, por una lesión.

No apareció el hombre que debía manejar los hilos en Bolivia, la pelota se perdía muy rápidamente y costaba recuperarla. La pasó mal Bolivia. Dos jugadores que tienen buen manejo de balón como Rudy Cardozo y Jhasmani Campos recién ingresaron a los 61 minutos y no fue suficiente.