Escucha esta nota aquí

Fernando Costa, presidente de la Federación Boliviana de Fútbol, cerró el año viejo y le dio la bienvenida al año nuevo con una evaluación polémica del fútbol nacional. Criticó sin miramientos al fútbol cruceño y elogió generosamente a los clubes paceños.

Ensalzó lo que hacen Always Ready, The Strongest y Bolívar, y calificó de “poco serios” a Blooming, Oriente Petrolero, Royal Pari, Guabirá y Real Santa Cruz, sin reparar en las campañas de cada uno en el último campeonato, que fueron diferentes.

“Se consolidó el fútbol paceño, hay tres clubes de La Paz que están mostrando que son instituciones sólidas, que siempre están transitando el camino del éxito”, dice Costa en una mirada (¿sesgada?) a la realidad del fútbol boliviano.

El titular de la FBF, que está enfrentado con el G6, integrado por cuatro de los cinco clubes cruceños, sugiere “un mea culpa” porque no logran objetivos importantes y ofrece “ayuda” (?) de la FBF para que realicen una “reingeniería” y cambien su realidad.

Una realidad diversa

De los cinco equipos cruceños que participaron en el Torneo Apertura, dos, Blooming y Royal, pelearon casi hasta el final los primeros lugares. El ‘inmobiliario’ hasta la antepenúltima fecha y finalmente clasificó a la fase inicial de la Copa Libertadores. La academia cruceña, afectada en gran manera por el coronavirus, se cayó en las últimas fechas.

Otro, Guabirá, tuvo una levantada espectacular, igualó a Wilstermann en el quinto lugar y clasificó a la Copa Sudamericana. Y les ganó a los tres paceños en Montero, el último a The Strongest en remontada histórica.

Oriente vivió un año no acostumbrado, con una crisis deportiva que lo relegó a los últimos lugares.

Y Real Santa Cruz, club al que la FBF “lo ascendió a la fuerza” penó todo el año por su fragilidad institucional. Entonces, en este caso, la poca seriedad nació en la propia entidad matriz que lo ayudó a subir sin tener las condiciones para participar en la División Profesional.

Es verdad que al fútbol cruceño le cuesta ganar títulos y que atraviesa momentos de crisis, pero esto no es de ahora. Con grandes planteles en épocas que eran manejados por grandes dirigentes, también les costaba lograr campeonatos.

Un fútbol sin ejemplos

Puede que exista poca seriedad en alguno de ellos, pero no se puede meter a todos en la misma bolsa. Por ejemplo, es injusto e irreal decir que Royal Pari o Guabirá, son poco serios. Blooming vive una situación contradictoria, es el club que mejor trabaja en sus divisiones menores en el país, pero es vulnerable por su delicada situación económica.

¿Cómo andan en casa, los paceños? Tampoco es muy serio tener más de un director técnico en un campeonato, tal el caso de Bolívar (Vivas, Flores y González) y el propio Always Ready (Villegas y Asad), que está a punto de echar al entrenador que lo sacó campeón...

En realidad, los hechos que marcan la gran diferencia entre cruceños y paceños, son dos. Uno, que los paceños cuentan con mecenas que cubren los grandes déficits y tienen a disposición recursos para contratar jugadores (en su mayoría cruceños). Marcelo Claure habla de cerca de tres millones de dólares anuales que cubre de su bolsillo.

Dos, para los cruceños, guste o no, es complicado jugar de igual a igual en la altura. Les resulta difícil hacer pie a 3600 metros, peor a 4.100 metros, donde juega el flamante campeón.

La seriedad no es virtud del que se puedan jactar algunos en este desordenado fútbol nacional, empezando por la propia FBF que conduce Costa, hasta hace poco presidente de Always.

Comentarios