Escucha esta nota aquí

Marcos Rodríguez, que este miércoles tuvo el respaldo del congreso extraordinario convocado por cuatro miembros del comité ejecutivo para mantenerse como presidente de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), no pudo ingresar al estadio Hernando Siles para ver el partido entre Bolívar y Palmeiras.

Los guardias de seguridad que custodiaban el ingreso al palco oficial se lo impidieron cumpliendo así con la norma sanitaria del espectáculo, que se desarrolló sin público.

Fue un acto bochornoso, tomando en cuenta que Rodríguez intentó convencerlos de que podía ingresar por ser titular de la FBF. No pudo y debió regresar donde se hospeda para verlo por televisión. Los medios radiales que transmitieron el encuentro se hicieron eco de este episodio bochornoso para el dirigente pandino.