Escucha esta nota aquí

Alberto Lozada fue la mano derecha del desaparecido Carlos Chávez (falleció el 3 de agosto de 2018) desde 2006 en el directorio de la  Federación Boliviana de Fútbol. 

Eran inseparables, incluso en la dura etapa que vivieron desde el 2015 cuando fueron acusados de corrupción y terminaron presos en un largo proceso judicial, que concluyó el jueves con la absolución de cargos.

“Fueron seis años de sufrimientos y de persecución a mi esposa, a mis hijos y que ahora no están conmigo porque estoy solo en Santa Cruz. Pero a la vez me fortalecieron el espíritu. Además, pudimos demostrar nuestra inocencia a quienes nos acusaban de manera injusta. No guardamos ningún rencor y ni pienso en venganza alguna; solo quiero que se cumpla la ley y que nos repongan en parte lo que injustamente nos quitaron, especialmente la dignidad”, respondió Lozada en una entrevista que concedió al programa Facetas Deportivas.

El ex directivo se siente agradecido con Dios por terminar con vida en este trance y recordó que dos personas murieron por este proceso: Carlos Chávez y la que fue presidente del tribunal que falló el jueves en Sucre.

“Todavía hay una instancia de apelación, que la Fiscalía puede hacer uso de ella, pero todo juicio de seis años, de investigación, de pruebas no puede un tribunal de apelación volverlo a foja cero”, explicó.

A partir de ahora, Lozada solo quiere disfrutar de su plena libertad y de poder estar al lado de sus hijos y su esposa, que viven en el exterior.

 “Todos los delitos que nos acusaron están relacionados a funcionarios públicos y no fuimos, no somos ni la Federación es una institución del estado sino de derecho privado por lo tanto los delitos no tienen razón de ser; fueron forzados y fue fácil desvirtuarlos. De todos los testigos que presentó la fiscalía ninguno habló en contra nuestra. Incluso uno de ellos, que fue expresidente de la FBF, dijo que en la federación no se había perdido un solo lapicero, por lo tanto no había motivo para ser parte de este juicio”, explicó Lozada, quien anticipó que reclamará a la FBF los 163.000 dólares que prestó de su cuenta personal, pues esos depósitos tienen comprobante de caja.

¿Le gustaría volver a formar parte de la FBF en el futuro? Le consultaron. “No quiero saber nada. Por ahora solo me interesa mi club (Blooming) al que voy apoyar siempre”, sostuvo.

Comentarios