Escucha esta nota aquí

Dialoga de forma pausada, hilvanando bien las frases, pero al mismo tiempo ameno y distendido. Así fue la charla, más que entrevista, con el lateral izquierdo Álvaro Pereira, exitoso futbolista que entre sus mayores logros con su selección está el haber sido cuarto en el Mundial Sudáfrica 2010 y haber ganado la Copa América en Argentina 2011.
Jugó en varios clubes, algunos de ellos en Europa, pero sus mayores alegrías las vivió en el Oporto, de Portugal, con el que ganó nueve títulos entre competiciones nacionales e internacionales. 

También fue campeón con el CFR Cluj, de Rumania; y con Cerro Porteño, de Paraguay. ‘Palito’, como le dicen, recuerda con cariño al futbolista boliviano Carlos Tordoya. Cuenta que compartieron el mismo departamento en Argentina, porque tenían el mismo representante, cuando el uruguayo pasó a Quilmes y el cruceño estaba en Arsenal de Sarandí, en 2006.

Desde su óptica el inicio de las eliminatorias al Mundial Catar 2022 serán disparejas debido a la pandemia de coronavirus, que ha originado que algunos países estén compitiendo y otros aún no.

Desde tu óptica, ¿cómo te imaginas las primeras fechas de las eliminatorias que comienzan en octubre?
Un poco apresuradas y raras debido a la pandemia de coronavirus, porque hay algunos países que corren con un montón de ventaja, por ejemplo, en Paraguay el fútbol volvió a finales de julio, en otros países recién y en algunos aún no se está jugando como en Bolivia. 

La incertidumbre pasa también porque si los clubes europeos dejarán libres a todos los jugadores. Esto es fútbol y en esto no hay lógica, se puede dar cualquier situación imagínate que San Pablo venía jugando como 15 partidos y River, que venía sin ritmo, le hizo un gran partido en Brasil, lo mismo paso con Boca Juniors que le ganó a Libertad en Paraguay, en el fútbol la lógica queda un poco de lado.

Se seguirán viendo los estadios vacíos…
No estoy de acuerdo en cómo se está manejando el tema de la pandemia en el deporte. Te toca ver NBA sin gente, te toca ver rugby sin gente, miras fútbol sin público. Como dijo Gatusso (DT del Nápoles) hace algunos días es como hacer sexo con ropa.

¿Qué selecciones ves como favoritas para llegar a Catar 2022?
Favoritos hay en la carrera de caballos, los partidos hay que jugarlos ganarlos y demostrarlo todo en la cancha, lo demás es solo estadísticas. Sabemos lo que es la altura de La Paz y de Quito, y el calor de Barranquilla, además del peso que tienen Brasil y Argentina.

¿Será un inicio de pronósticos reservados?
Estas eliminatorias al comienzo van a ser un poco disparejas por lo que te dije antes, pero no hay lógica y puede pasar cualquier cosa porque el jugador de fútbol a la hora de defender la camiseta de su selección se hace superior y saca fuerzas de donde no la tiene y puede sorprender a cualquiera.

El primer partido de Uruguay es contra Chile en Montevideo. De un tiempo a esta parte han protagonizado partidos muy calientes, ya parece todo un clásico…
Es más clásico para los hinchas que para los jugadores. Nos hemos cruzado mucho en los aeropuertos con los chilenos y con otras selecciones y no pasa nada. Obviamente ha habido un antes y un después de lo que hizo con el dedo Jara en contra de Cavani, pero todo queda en la cancha. Mira lo que pasó recién, la despedida que le escribió Luis Suárez a Arturo Vidal cuando confirmó que dejaba el Barcelona, ahí te das cuenta de lo que es el fútbol, que rivales son 90 minutos y nada más.

¿Qué me dices de la selección que convocó Tábarez para los primeros partidos con Chile y Ecuador?
Hemos tenido la baja de Edinson Cavani, que no ha sido convocado porque hace unos ocho meses que está sin competir, también la baja de Fernando Muslera por lesión. El alejamiento de Luis Suárez del Barcelona es otro tema, aunque está en la lista, pero lo bueno es que él se entrena como un animal. El resto es sangre nueva y reconoce el ADN de la selección, han hecho las juveniles y ahora ya tienen experiencia como José María Giménez, con mucho roce internacional.

Bolivia visitará a Uruguay en la sexta fecha, a finales de marzo de 2021…
Se respeta a Bolivia como se respeta a Brasil o Argentina. Te soy sincero, cuando nos toca jugar en casa con rivales como Bolivia nos preocupamos más por nosotros mismos, porque a veces nuestros verdaderos rivales somos nosotros mismos, ya que cuando nos ha tocado ser los protagonistas nos cuesta, a lo mejor nuestro juego y nuestro estilo ha sido más contragolpeador y cuando teníamos el rol de ser protagonistas hacía que nos cueste más.

¿Qué recuerdos se te vienen a la mente cuando hablamos de Bolivia?
Que nos ha tocado enfrentarla en las primeras fechas de las pasadas eliminatorias y que en La Paz no nos ha ido tan mal. En la última eliminatoria para Rusia 2018, en la que estuve convocado, ganamos (0-2) en la altura, en la anterior a esa sufrí porque nos ganaron 4-1 y pudieron ser ocho y para el mundial de 2010 rescatamos un empate (2-2). En casa me perdí el último partido de eliminatorias con Bolivia porque estaba lesionado y en la anterior habíamos ganado 4-2, pero no fue fácil.

¿Uruguay tiene rivales directos en las eliminatorias?
No es fácil jugar las eliminatorias. Creo que el secreto está en tratar de perder la menor cantidad puntos de local y robar puntos de visitante a los rivales directos como Perú, Bolivia, Chile, Venezuela y Ecuador, allí le apuntamos, y a lo mejor también a Colombia, porque Argentina y Brasil ya están adentro.

Vives actualmente en Paraguay y vas seguido a Uruguay, ¿en esos países que nombres de jugadores bolivianos suenan más fuerte?
El de Carlos Lampe, Chumacero, Arce, que son jugadores importantes y los que son parte de la base de The Strongest, Bolívar, Blooming y Oriente Petrolero. Además, está la vigencia de Carlos Saucedo que siempre lo hemos sufrido.

Ya que lo mencionas, ¿cómo lo viviste ese 4-1 de Bolivia a Uruguay en La Paz, en las eliminatorias al Mundial Brasil 2014, cuando el Caballo Saucedo les hizo tres goles?
Al Caballo Saucedo lo que queríamos matar, porque nos hizo tres goles y bailó (El Baile del Caballo), nooo (se ríe). Lo cierto es que nos sacaron mucha diferencia y en ese partido cometimos el error de ir por la mañana a La Paz, porque después le agarramos la honda en otros partidos de ir directo del aeropuerto al estadio y así no se sentía el efecto de la altura; como cuando fuimos a jugar a Potosí por la Copa Sudamericana y ganamos con Cerro Porteño, no sentí nada y eso que Potosí tiene mayor altitud que La Paz.

A propósito de Bolivia, ¿vendrías a jugar a este país?
Te dejo la incógnita de los equipos, pero resulta que en enero estuve cerca de ir al fútbol boliviano. Tan cerca que me llegó la oferta formal, pero no se dio. En realidad, entre el año pasado y el actual se me han presentado posibilidades de ir a equipos de Bolivia y te hablo de clubes de la altura y del llano, tanto es así que con un equipo del llano ya estábamos buscando donde vivir e incluso mirando el colegio para los chicos.

¿Por qué rescindiste con River Plate de Paraguay a principios de septiembre?
Tenía que realizar un viaje por un tema familiar a Argentina. Si bien el viaje no me iba a llevar mucho tiempo lo que complicaba todo era que tenía que hacer una cuarentena de dos semanas y eso iba a perjudicar mucho al grupo, así que lo mejor fue rescindir y llegamos a un acuerdo en los mejores términos, incluso el presidente del club me dijo que cuando deje la profesión tenía las puertas abiertas para volver y ocupar un puesto de gerente deportivo o coordinador de las juveniles, fue un gesto muy lindo de parte de él.

Recordemos un poco. Jugaste dos mundiales y llegaste a marcar un gol en Sudáfrica 2010 justamente al anfitrión…
Pasa el tiempo y los chicos van creciendo. Mis hijos me dicen ahora que marqué un gol en el mundial, que soy campeón de la Copa América y ellos estaban chicos cuando pasó eso. Lo que más valoró es el grupo, este es un deporte de conjunto, de lo contrario hubiese escogido ciclismo, tenis u otro deporte.

Uruguay en Sudáfrica 2010 fue impresionante…
Cuando llegamos a semifinales no sabíamos la magnitud de nuestro logro, de lo que estábamos generando en Uruguay y en toda Sudamérica, porque no había las redes sociales que hay ahora. Fue muy lindo por lo que marcó el grupo, por ejemplo, en diciembre nos reunimos para la despedida de Forlán y fue como una reunión de bachilleres, como cuando te encuentras después de 10 años con tus excompañeros y nos acordamos de todo fue muy lindo y hermoso. Todo eso lo generó también el Maestro Tabárez, él es como un padre futbolístico de todos y ojalá llegue a Carter 2022.

¿Y de que se acordaron más en la despedida de Forlán?
De un gesto que tuvo él mismo en 2011. Diego, antes de la Copa América en Argentina, hizo una cena con el cuerpo técnico, jugadores y funcionarios del Complejo Celeste, que es el búnker de la selección y nos regaló, a todos, una réplica del Balón de Oro que recibió como mejor jugador del mundial 2010 y ese gesto quedó marcado y decíamos que era un grande, porque él en ese momento dijo que no lo hubiese conseguido si no hubiese sido por el grupo.



ÁLVARO PEREIRA
Nacionalidad: Uruguayo
Edad: 34 años (28-11-1985)
Jugó en Miramar Misiones, de Uruguay (2003-2005; Quilmes (2006-2007) y Argentinos Juniors, de Argentina (2007-2008); CFR Cluj, de Rumania (2008-2009); Oporto, de Portugal (2009-2012); Inter, de Italia (2012-2014); Sao Paulo, de Brasil (2014-2015); Estudiantes de La Plata, de Argentina (2015-2019); Getafe, de España (2016); Cerro Porteño, de Paraguay (1016-2018); Nacional de Uruguay (2019); y River Plate, de Paraguay (2020).
Desde 2008 jugó para la selección uruguaya con la que fue campeón de la Copa América en 2011 y disputó los mundiales de Sudáfrica 2010 y Brasil 2014.