Escucha esta nota aquí

Amnistía Internacional pidió este lunes a la Federación Internacional de Fútbol (FIFA) que haga más presión sobre Catar, país anfitrión del Mundial de 2022, para la mejora de las condiciones de los trabajadores migrantes en el emirato.

Como otros Estados de la región, Catar alberga una importante población migrante, en un alto número compuesta por obreros y trabajadores pobres procedentes del subcontinente indio. Desde que fue elegido como sede del Mundial de 2022, el país es analizado al detalle por la ONG en lo referente a los derechos laborales.

"Catar ha procedido a un cierto número de reformas positivas en los últimos años. Pero demasiado a menudo no son correctamente aplicadas y miles de trabajadores migrantes continúan siendo explotados y siendo víctimas de abusos", afirmó Amnistía en un comunicado.

Pero unas propuestas que discuten las autoridades de Catar podrían "reducir a la nada una gran parte de los progresos realizados gracias a las reformas, especialmente al imponer de nuevo restricciones a los derechos de los trabajadores para cambiar de empleo y para abandonar el país", subrayó la ONG.

Esas propuestas, sin embargo, no serán aceptadas por el gobierno, que es quien decide de manera definitiva, aseguraron fuentes oficiales a la AFP.

"Los progresos son realizados tan rápido como es posible para que se adapten a nuestro mercado de trabajo", señaló el servicio de comunicación del gobierno catarí en un comunicado.

"El gobierno se compromete a trabajar en estrecha colaboración con sus socios internacionales, entre ellos Amnistía", añadió.

"La protección de los Derechos Humanos en el plano internacional es una prioridad absoluta para la FIFA", declaró su presidente, Gianni Infantino, a la prensa el viernes, tras una reunión del Consejo de la organización.

Instauración del salario mínimo

"Debemos ser justos allí (en Catar) y admitir que se han realizado muchos avances sobre las condiciones de los trabajadores. Por supuesto, se pueden hacer más en todas partes, siempre, incluso en Suiza", añadió. La FIFA tiene su sede en Zúrich.

Amnistía solicitó a la FIFA que ejerza un control "independiente y regular" de todas las sedes y proyectos relacionados con el Mundial-2022 para detectar y evitar abusos.

"La FIFA tiene la oportunidad de contribuir a hacer de Catar un lugar mejor para los trabajadores migrantes", insistieron desde Amnistía.

El sábado, la instauración de un salario mínimo del equivalente a 230 euros al mes (274 dólares) entró en vigor para todos los trabajadores, un hecho sin precedentes en el Golfo según destacó Catar, un país rico por sus recursos energéticos.

En octubre de 2019, Catar anunció que planeaba suprimir aspectos claves de su Derecho laboral, especialmente la obligación para algunos trabajadores de obtener la autorización de sus jefes para poder cambiar de empleo y para conseguir un permiso de salida del territorio.

Comentarios