Escucha esta nota aquí

El lateral izquierdo, Juan Pablo Aponte y el delantero Rodrigo Ramallo son bajas obligadas en la selección boliviana, que se alista para enfrentar a Venezuela el 10 de octubre en Caracas (18:00 hb) y cinco días después a Haití en Santa Cruz (20:00). Farías reemplazó a Aponte, pero se desconoce si llamará a otro jugador por Ramallo.

Aponte sufrió una luxación acromioclavicular en el hombro derecho durante el partido del Rojo ante Bolívar el domingo en el estadio Hernando Siles, de La Paz. En su lugar, el director técnico, César Farías, citó a Julio César Pérez, de Oriente Petrolero. El defensor refinero fue notificado en las últimas horas por la Federación, para que se sume a las prácticas este lunes en Santa Cruz.

Por su parte, Ramallo tiene complicado el tobillo izquierdo. El atacante de San José es sometido a exámenes médicos en Oruro para determinar el tiempo que será baja en el equipo que dirige Miguel Ponce. De momento se descartó un esguince o fractura, pero se necesitan otros estudios para dar un diagnostico final.

Por una lesión similar y en la misma zona, Ramallo fue desafectado de la selección boliviana a días del debut ante Brasil en la Copa América 2019.

¿Farías llamará a otro delantero?

Con Ramallo lesionado se desconoce si el director técnico, César Farías, llamará a otro delantero, ya que la semana pasada incluyó a Carmelo Algarañaz por su buen rendimiento en el ataque de Always Ready; sin embargo, el venezolano tendrá la última palabra en las próximas horas.