Escucha esta nota aquí

Los últimos minutos de la primera parte fueron fatídicos para la selección. Argentina creció porque el dueño de casa aflojó. El gol de Martins fue un testimonio del juego boliviano porque metió presión y trató de ser vertical.

Pero esa actitud ofensiva decayó en los últimos diez minutos y eso permitió que Messi, Ocampos y Martínez tengan más la pelota y empiecen a generar peligro.

Eso pasó a los 39 minutos cuando Paredes estrelló la pelota en uno de los postes. Cinco minutos más tarde, un tiro de esquina provocó que Messi elabore con Martínez el gol del empate.

Tras recibir el pase del ‘10’ del Barcelona, el delantero del Inter de Italia primero superó la marca de Saúl Torres, sacó el centro y para fortuna del ariete argentino, que jamás dio por perdida la situación de riesgo para el arco boliviano, continuó en la jugada y presionó a Carrasco, que en su intento de rechazar la pelota, muy cerca del arco Lampe, originó que su remate rebote en el pie del jugador de Argentina y así se decrete la paridad.