Escucha esta nota aquí

La prensa deportiva nacional no es ajena al difícil momento que vive el fútbol nacional por denuncias de presuntos hechos económicos irregulares que se han ventilado, en medio de la crisis de conducción que afecta a la Federación Boliviana de Fútbol (FBF).

Entienden que, por la coyuntura, la atención debería estar centrada en los preparativos de la selección nacional, que en octubre jugará sus dos primeros partidos de las eliminatorias del Mundial Catar 2021; de la participación de Wilstermann y Bolívar en la Copa Libertados y del reinicio de la temporada de la División Profesional, paralizada desde marzo por la pandemia. 

Los periodistas Juan Carlos Costas, Fernando Nürnberg y Jaime Galarza  aportan sus puntos de vista sobre una situación conflictiva que tiende a agravarse en el fútbol nacional en medio de salpicaduras de escándalo y actitudes antiéticas en los niveles dirigenciales de la FBF.

Juan Carlos Costas

Costas considera que por las denuncias hechas contra la actual dirigencia de la FBF lo más saludable es que el Gobierno intervenga y ponga las cosas en orden.

“Si hubiera un gobierno interesado en el deporte, lo primero que debería hacer es intervenir a la Federación Boliviana de Fútbol”, dijo el relator y comentarista deportivo paceño, quien también sostiene que antes de encarar un periodo eleccionario, la FBF debería apostar a un cambio profundo de su estatuto que, entre otros aspectos, evite las reelecciones y que los participantes al congreso asistan una vez que las asociaciones cuenten con presidentes legalmente elegidos.

“La FBF debe estar encabezada por un dirigente del fútbol profesional y en los nuevos estatutos debe incluirse la obligatoriedad de ofrecer informes públicos cada dos años y respaldados por una auditoría externa. Por eso, mientras no se cambien los estatutos actuales nuestro fútbol se debatirá en una compra y venta de votos a favor de dirigentes que buscan empernarse y eternizarse en la  Federación, tal como pasa con los cheques girados con desconocimiento de su origen, aunque no es un problema de ahora, pues viene de aquella estructura podrida que dejó Carlos Chávez y que no se ha modificado en lo más mínimo”, sostuvo.

Fernando Nürnberg

Según Nürnberg, que preside el Círculo de Periodistas Deportivos de Bolivia, la FBF se ha convertido en una caja de pandora que constantemente genera hechos escandalosos cuando prevalece la angurria por el poder.

“Quienes administran la entidad del futbol nacional se han convertido en el centro de la atención. El tema ya no es si reconocen o no a Robert Blanco como presidente de la Federación sino los pagos aparentemente irregulares que  benefician a algunos dirigentes que han  puesto a terceras personas –palos blancos- para no dejar huellas de su inconducta”, dijo Nürnberg, quien espera que este difícil momento termine pronto, pero se conozca quienes han sido los responsables de la mala administración de la FBF.

Jaime Galarza

Galarza, analista del programa Los Más Buscados de ELDEBER Radio, entiende que el problema pasa por la imagen totalmente negativa de los dirigentes de la FBF y que también los cubre un manto de sospecha sobre los dineros que dan vueltas en el fútbol.

“La idea de que viven del fútbol es generalizada, por lo tanto, que empiecen a aparecer comprobantes de pago por retribuciones que no tienen justificación alguna, empeora su situación”, expresó.

Galarza considera que los integrantes del comité ejecutivo de la FBF no tienen argumentos convincentes para explicar las razones de los 'bonos navideños' que recibieron, como tampoco se preocupan mucho por aclarar debidamente el tema.

“Pareciera no importarles lo que se piensa y se diga de ellos. Además, la generosidad de quien les repartió de a 5 mil dólares, también es sospechosa, pues se denuncia desde hace tiempo a dirigentes sin escrúpulos que condicionan su apoyo a retribuciones económicas", puntualizó.