Escucha esta nota aquí

Otro mal partido de Blooming y ya van cinco seguidos que pierde en el torneo Clausura. No hace pie más allá de mostrar lucha y por momentos aquel buen juego colectivo que le vimos en el Apertura.

Este domingo fue ante Always Ready con el que perdió 2-3 en el Tahuichi. Fue complicado para los celestes de principio a fin, aunque en la primera parte trabajó mejor con el fin de sacar un resultado favorable. El equipo paceño fue inteligente en su labor. Aguantó bien y sus armas fueron los contragolpes y la pelota parada. La figura de Samuel Galindo se agranda cada vez más en este representativo, que juega bien y es letal cuando el rival se lo permite.

Las imprecisiones le ocasionaron muchas dificultades al cuadro celeste en la primera mitad. No jugó mal. Buscó siempre mantener el orden para buscar el gol mediante salidas limpias desde la zaga, pero en especial con los laterales Roberto Fernández y Alex Arano. En el medio la tarea de Junior Sánchez fue importante, aunque esta vez, al igual que sus compañeros de zona, le faltó certeza para romper líneas en los pases. En ataque, César Menacho y Gabriel Ríos batallaron y eso ayudó a que generen peligro o en todo caso a que presionen a los defensores rivales.

Always Ready optó por esperar. No se desesperó cuando Blooming lo ahogó en la salida. La labor de Luis Copete en defensa y de Samuel Galindo en el medio campo fue ponderable, especialmente de este último, quien se erigió, una vez más, en el líder de un equipo que contragolpea muy bien.

Pero Blooming, aún sin ser contundente, tuvo las opciones más claras para abrir el marcador. Menacho fue el delantero que más veces se puso a tiro de gol, aunque la más clara ocurrió a los 31 minutos, cuando un pase de Joselito Vaca le permitió bajar la pelota con el pecho, y ante la salida del portero Raúl Olivares, su remate de zurda permitió que el golero chileno salve la caída de su pórtico.

Parecía que colgaba de un hilo el gol celeste, porque siete minutos más tarde Joselito Vaca recibe un pase de Arano, luego de una pared con Menacho, y decide mal, ya que en vez de rematar de primera prefiere enganchar para adentro, lo cual permitió que le roben la pelota.

Fue en ese momento dulce para el dueño de casa, que apareció una gran jugada de Galindo que, tras barrerse a un rival, cede un magistral pase a Carmelo Algarañaz, quien le cambia el palo a Rubén Cordano y establece el 0-1. Fue a los 41’, resultado parcial con el que ambos se fueron al descanso.

El ingreso del brasileño Rafinha en el segundo tiempo hizo pensar que con este jugador en la cancha Blooming ganaría en dinámica y en profundidad. El segundo gol de Algarañaz, a los cinco minutos de comenzada la etapa, con la ayuda de Galindo y de Luis Copete, puso más difícil la tarea de la academia cruceña. Aún así buscó el desnivel, aunque a ese empuje le faltó efectividad. Por eso hasta cuando Always Ready la pasaba mal, por la presión que ejercía Blooming, daba la sensación que el local no estaba en una buena jornada. La falta de eficacia lo hizo entrar en un mar de imprecisiones y errores, que originaron a los 79 minutos, tras un saque de meta de Olivares, que el africano Sunny Omoregie marque el lapidario 3-0.

Parecía ya un partido terminado. La contundencia del marcador lo decía todo. Lo loable de Blooming, pese a este duro trance, fue su actitud de ir siempre al frente. Esto provocó que Paúl Arano, que no hizo un buen partido, descuente a los 87 de cabeza, tras un centro de Rafinha, y cuatro minutos después, el mismo volante brasileño luego ponga el partido 2-3.

Los nueve minutos de descuento que ordenó el árbitro fueron fatídicos. Parecía que Blooming iba conseguir el empate. A los 95’ Arano pudo conseguirlo. Le faltó dirección a su cabezazo. Fue lo último. Tardía la reacción de los celestes.

Comentarios