Escucha esta nota aquí

Llegamos al barrio de La Boca y nos encontramos con un barrio sencillo, humilde, muy colorido y de clase media-baja, sus raíces nos remontan a épocas coloniales, algunas de las casas aún conservan la estructura y el pintoresco frontal de épocas pasadas que perduran por su historia. 

Caminamos y a lo lejos se observa el imponente estadio Alberto J. Armando, más conocido como La Bombonera, es asombroso, su estructura es particular, muchos hablan de que todas las tribunas se mueven los días de partido, otros dicen que por tanta pasión late. Es alto, está todo pintado de azul y amarillo. En la afueras, nos encontramos con muchos turistas que pasean asombrados, todos buscan sacarse una foto, grabar algún video que pueda recordar su paso por uno de los estadios más importantes del mundo.

Ingresamos al museo, y lo primero que observamos es el ‘merchandising’ lleno de artículos, hay para todas las edades y modelos. Camisetas, mochilas, conjuntos deportivos, posters, portaretratos, artículos para bebés, llaveros, anillos, todo existe en el mundo Boca. Seguimos recorriendo la entrada y como si fuera la bienvenida soñada, todos los jugadores están alineados en su réplica hecha a tamaño real y en alta definición, si uno esta distraído puede llegar a confundir a los mellizos Barros Schellotto.

En el salón,  asombra observar todas las camisetas a lo largo de la historia Xeneize, desde su fundación hasta las de hoy. Hay una pared donde a modo de línea de tiempo va repasando todos los modelos utilizados por el equipo argentino. Algunos se sorprenden, porque hay una camiseta similar al de la Juventus de Dybala, esa casaca fue una de las primeras que utilizó Boca y que luego tuvo que cambiar, data la historia que en el barrio decían que los colores no iban con una zona tan colorida.

El ingreso al estadio de La Bombonera. Foto: Diego Nina

El terreno de juego

Para el partido de este domingo, entre Boca Juniors y River Plate, se trabajó especialmente para tenerlo en óptimas condiciones, el color verde se ve parejo pero hay que recordar que es otoño y cuando se llega a pisar el pasto pareciera estar retocado o maquillado en algunos sectores, hay zonas que van a ser fundamentales para el clásico si se llega a regar el terreno el día del partido, va a estar muy rápido, un condimento adicional para ambos conjuntos que proponen ser ofensivos en su sistema de juego.

A punto de finalizar la travesía es magnífico, asombroso, admirable y conmovedor recorrer cada rincón de un lugar histórico, para Argentina, para el fútbol argentino y el mundo. Aquí estuvo Diego Maradona, Roberto Mouzo, Navarro Montoya, Jorge Bermudez, Juan Román Riquelme, Bianchi, Carlos Tevez, Martín Palermo y hoy DIEZ.

Vista panorámica del predio deportivo en miniatura. Foto: Diego Nina

Comentarios